jueves, 22 de diciembre de 2011

Último de 2011



Lo siento pero esta semana ha sido un no parar en los dos ámbitos: profesional y personal.
En la oficina he estado liada con una estrategia para Philips, que presentamos el martes, y un curso de medios digitales para un cliente, que tuvimos ayer.

Y en el personal, haciendo últimos recados y las maletas, que no quiero que nos pille el toro a última hora. Las prisas, generalmente, son muy malas, jeje. Así que ya tenemos todo listo. No veo la hora de llegar, ¡qué ganas!

Hoy parece que va a ser tranquilito en la oficina, menos mal. Estamos con ambiente de lo más festivo, con sombremos de Papa Noel y regalos debajo del árbol. Yo tengo que terminar cosas pendientes y dejar todo ordenadito para el equipo. Espero que no haya mucho lío estos días. La semana que viene será muy  tranquilita, pero la otra me da más miedo.

Sigo estando al día de las noticias en la madre patria y no puedo dejar de comentar acerca del nuevo Gobierno. Sinceramente, me gusta, y mucho. Da gusto tener  gente preparada, con estudios superiores, incluso oposiciones en la mayoría de los casos y, fundamental IDIOMAS. Se acabó el ser el circo de Europa. Ahora a trabajar duro y sacarnos de ésta.

Anoche vinieron los padres y hermanas de Osama a despedirse. No sé si se creen que nos vamos por un año o algo así porque le decían a Miriam: “Volverás de España andando y hablando” Yo no creo que dos semanas den para tanto, la verdad, jajaja.

Bueno, pues ahora solo queda deseaos a todos los que me leéis una muy feliz Navidad, que no se nos olvide lo que de verdad se celebra: el Nacimiento de Jesús. A veces, con tanto bombo comercial, se nos van un poco las ideas. Y muy feliz 2012 para todos.

¡Hasta el año que viene!

sábado, 17 de diciembre de 2011

A Karama


Si ayer me quejaba de amanecer pronto, hoy ha sido peor; a las 7 de la mañana estaba ya en planta. No me quiero ni imaginar a qué hora se va a levantar en Jerez, ¿a las 4:00? Qué miedo. Menos mal que luego ha dormido otro rato, sino cualquiera la aguanta.

Me he bajado con ella a darle un paseo y comprar un par de cosas para comer hoy, que ya no merece la pena hacer compra para lo que nos queda. Aunque la semana que viene tendré que ir un día con Lakshmi para dejarle la nevera llena.
Después de comer me he podido echar un ratito, menos mal. De hecho, he abierto los ojos sólo 5 minutos antes que ella, a lo justo.

Hemos quedado con Michel a tomar un café, que está de “rodríguez”; Stephanie ha ido a París a hacerse unas pruebas durante el finde, pues va a tener al niño allí. Y luego hemos ido a Karama, que tenía que comprar un par de cosas que me han encargado. Aunque no he encontrado todo lo que buscaba pero es que no me daba tiempo a ir tienda por tienda, eso puede ser interminable.

Ya en casa hemos charlado un rato con los abuelos, que ya tienen hasta la comida de Miriam preparada en el congelador.

Después del baño y el biberón, ha caído medio rota en la cuna. Como últimamente está haciendo frío, sobre todo dentro de casa, es curioso; le hemos puesto uno de esos sacos para dormir, que con una sábana o manta es imposible. A ver si así, calentita, aguanta más tiempo, jajaja.


Antes de irme a dormir he llamado a mi sobrino Iñigo, que ha estado con salmonela el pobre. Claro que, el muy listo, lo aprovecha para negociar los regalos de Reyes; intentando pedirme dos cosas en vez de una. Me da a mi que no va a colar. 

Yo sigo leyendo la biografía de Steve Jobs. 

viernes, 16 de diciembre de 2011

Empezando las maletas


Hemos amanecido a las 7:30 de la mañana, tiene delito. Con lo bien que estaba durmiendo últimamente. A ver si se está poniendo nerviosa por el viaje a Jerez, jeje.

Osama se la ha llevado a dar un paseo mientras yo termino de hacer una lasaña para comer, que hoy viene la familia política. Luego, mientras hablábamos con los abuelos, el chef hacía unas verduras al horno, muy rico.

Como la enana no ha consentido dormir en toda la mañana, se ha pegado una siesta de campeonato, claro; casi tres horas. Un lujo porque así me ha dado tiempo a echarme una cabezadita también.

Luego, mientras jugaba con sus tías, yo empezaba a hacer las maletas; que no nos pille el toro y, sobre todo, no se nos olvide nada.

Por la tarde nos hemos ido a dar un paseo alrededor de la fuente y el mall. Allí vimos a un pobre niño que se había perdido y no paraba de llorar llamando a su madre. Debía tener unos 5-6 años. Nos hemos quedado un ratito con él, tranquilizándole, hasta que ha aparecido su madre tan campante, como si no hubiera pasado nada. Por supuesto, no nos ha dado ni las gracias, para qué.

De vuelta a casa, hemos aguantado a Miriam como hemos podido, pues está agotada. Una vez dormida, hemos visto “Cómo robar un millón”, con la maravillosa Audrey Hepburn y Peter O’Toole. Es una de mis películas favoritas y a Osama, que no la había visto, también le ha gustado mucho. 

jueves, 15 de diciembre de 2011

Al cine


Un día de muchos eventos el de hoy.

Para empezar, ya es jueves; la mejor noticia del día. Esta mañana llegábamos todos contentos con nuestros regalos del amigo invisible.

Primero he tenido reunión con Tribal Fusion, que han venido a presentarnos al nuevo contacto. También nos han puesto al día de nuevos formatos publicitarios. Nos viene muy bien para la nueva estrategia en la que estamos trabajando.
A mediodía hemos ido a comer con Yahoo. Nos han llevado a un restaurante italiano en una terraza cerca de la playa. Se estaba divinamente. Eso sí menuda pereza volver a la oficina. Allí nos hemos dado los regalos de amigo invisible; todos hemos terminado muy contentos. A mí me ha caído una caja de bombones de Nilesh.

A las 16:e0 hemos tenido la reunión de equipo semanal. Hoy ha sido un poco antes porque nos llevan al cine después. Han anunciado el empleado del mes y, aunque todos creíamos que iba a caerle a Mahmoud (sinceramente se lo merece más que nadie), ha sido para Swami, el director de compra. Espero que el mes que viene le toque a Mahmoud por fin.

Como actividad del mes, nos han llevado a ver Misión Imposible 4, que se rodó en Dubai. Es una fantasmada como un piano de grande, pero entretenida. Aunque a mí se me ha hecho un poco larga, la verdad. Pero la escena del Burj Khalifa es bastante chula, todo sea dicho

De allí corriendo a casa, que he pillado a Miriam recién acostada pero me ha dado tiempo a darle un achuchón de buenas noches.

Nosotros íbamos a ver una peli pero al final, mientras elegimos y no, se nos ha hecho tarde, así que a dormir. 

miércoles, 14 de diciembre de 2011

Los dientes asoman


Vaya semanita estamos teniendo. Todos los clientes se van de vacaciones y quieren dejar todo listo antes de irse. Pero sólo se les ocurren las cosas a última hora. En fin, ya nos queda menos.

Por la mañana hemos tenido reunión con un proveedor para ir perfilando la estrategia que tenemos que presentar el martes a Philips. Creo que puede quedar muy chulo, a ver si sale y qué sale, que con Philips nunca se sabe.

Como parte de la presentación hemos estado viendo una campana que el cliente nos ha pedido analizar. No creo que deba decir la marca. El caso es que, aunque ellos piensan que funcionó muy bien, los datos muestran que fue un desastre de lanzamiento. Así que estamos contentísimos.
Por la tarde hemos ido a una reunión en Philips para recibir briefing de electrodomésticos. Ha sido un poco pérdida de tiempo para nosotros pues, como siempre, digital no es una opción para la mayoría de las campañas. Sólo quieren utilizar Buscadores para un par de lanzamientos.

De ahí me he ido directa a casa a recoger a Miriam e irnos al Dubai Mall, que tenía que comprar el regalo del amigo invisible. He estado dando vueltas como una tonta porque no tenía ni idea de qué comprarle. Al final me he decidido por una miniatura de Ferrari. Total, a los hombres le encantan estas cosas y, sinceramente, con 10 euros de presupuesto, tampoco tengo muchas opciones.
He intentado que Miriam se durmiera un ratito pero no ha habido forma; no sé de dónde sacará la energía pues ha dormido sólo una hora de siesta.

Se ha unido Osama al salir de trabajar y aprovechamos que hay rebajas en Massimo Dutti para comprarse unos pantalones. Yo he visto varias cosas pero, como estoy medio tonta, me da remordimientos.

Ya en casa hemos intentado hablar con los abuelos pero no hemos conseguido ponernos de acuerdo. Cuando yo llamaba ellos no estaban y, cuando han llamado ellos, estábamos con el baño y el biberón. Y es que hoy se ha caído de boca en su cuarto, pobre. Sólo se ha dado en el labio, pero ya se suma al cansancio y se pone muy tontina. Ahora me cuesta la misma vida ponerle el pijama, qué niña. No para de darse la vuelta y querer gatear por todo el cuarto en pelotillas. En cuanto ha terminado el biberón, se ha quedado frita. Y, al pasarle el dedo por las encías, he notado los dos dientes de abajo. Aún no se le ven pero ya están empujando hacia arriba. Menos mal que, aunque un bicho, es más buena que el pan.

Yo sigo con mi herpes en el labio de arriba. Ya se está secando pero aún es incómodo comer ciertas cosas, así que he cenado un yogur y punto. Hemos visto “La boda de mi mejor amigo”, que están las risas garantizadas. Y a dormir, que mañana me levanto más tarde, bieeeeeeen.  

martes, 13 de diciembre de 2011

Magia de la buena


Vaya martes más movidito, ha sido un no parar. Menos mal que eso de venir tan pronto a la oficina tiene sus ventajas, las dos primeras horas son muy productivas pues no hay nadie.

A las 10:30 he ido con Kryn y Rubén a una presentación de Cartoon Network Arabia. Lo mejor ha sido la comida y no por lo que hayamos comido sino por la compañía. Han traído a un mago chileno que se llama Felipe Scherson. Ha sido increíble, nos lo hemos pasado genial. Es un crack. A mí me ha cogido el anillo, lo ha quemado en sus manos, ha desaparecido y, dónde estaba, enlazado en los cordones de sus zapatos. Me he quedado con la boca abierta, como una niña de 5 años. Luego ha hecho varios trucos con cartas, con los que también hemos flipado. Una de las cartas, firmada por uno de los asistentes, ha terminado pegada en el techo del restaurante. En resumen, nos lo hemos pasado como enanos porque, además de la magia, es muy ameno y divertido. Me ha dado mucha pena irme.

He tenido que salir corriendo de la comida para recoger a Wissam e ir a otra reunión con Philips, que presentamos el plan para Avent 2012 por fin. Parece que le ha gustado, está casi aprobado, sólo tenemos que hacer algunos ajustes. Así que bien.

De vuelta a la oficina, termino un par de cosas corriendo y me largo al Outlet Mall a hacer unos recados. Esta vez voy sin Miriam porque, además de ir más rápido, nunca se sabe lo que puedo tardar y paso de que me den las mil e ir estresada por la carretera. Y menos mal que no ha venido porque, de vuelta a casa, he cogido la salida equivocada y terminado en Ikea, muy típico de Dubai. Menudo coraje me ha dado, en serio. Ya puesta, he pasado a comprar los protectores para los enchufes, pues Miriam empieza a obsesionarse con meter los dedos.

Al llegar a casa, Osama ya estaba en casa y me ha dicho que, cuando Miriam lo ha visto, se ha quejado diciendo: “Mamá, mamá” Me la como.

Hemos charlado con tía Blanca y, luego, con los abuelos. Maravillas de la tecnología, mi madre ha visto hoy el ritual del baño.

Y después de cenar, mientras le contaba a Osama las maravillas del mago, hemos visto unos vídeos suyos en internet. Como sólo participa en eventos corporativos, estoy convenciendo a Dana para que lo traiga al evento que tenemos en enero. Estaría genial. 

lunes, 12 de diciembre de 2011

Amigo invisible en la oficina


Estos días, de camino a la oficina, escucho la radio porque ya estoy cansada de los mismos CDs, incluso del último de Coldplay, ya es decir. Pues tienen un concurso en el que hay que averiguar cuál es el sonido secreto. Estoy intrigadísima por saber lo que es. Y el premio alcanza ya los 60,000 dirhams (unos 12,000 euros), que nos vendrían muy bien a todos.

En la oficina he estado terminando una propuesta exprés para un cliente de Arabia Saudí. Con ese país nunca se sabe lo que pasará, tiene las mismas posibilidades de salir como de no salir. Las sorpresas están siempre garantizadas.

Al mediodía hemos decidido hacer comida de navidad este jueves, que al final nos invita Yahoo. Y también nos ha dado por hacer el amigo invisible. Es curioso porque los que más presionaban eran Hanan y Mahmoud, los musulmanes. Es que son muchos los prejuicios que tenemos en occidente. Debería haber más gente viajando y comprobando que los radicales que salen en los medios no tienen nada que ver con los verdaderos musulmanes.

He leído en los periódicos que la huelga de Iberia está programada para el 18 y el 29 de diciembre, así que no nos pilla; menos mal. Eso sí, a nosotros nos han cambiado el vuelo de vuelta de Jerez a Madrid; nos va a tocar madrugar porque salimos a las 7 de la mañana. Nos quedamos sin desayuno de Reyes.
Por la tarde me he llevado a Miriam al Dubai Mall a hacer unos recados. Es impresionante la cantidad de chinos que se ven últimamente. Debe de ser bastante potente cuando en la mayoría de las tiendas ya se ven empleados de esa nacionalidad.

De vuelta en casa, hemos hablado con los abuelos y luego al baño y a la cama. Nosotros hemos caído casi al mismo tiempo que ella. Estamos esperando a que el dueño del piso nos conteste sobre el precio final y, mientras tanto, hacemos nuestras investigaciones para que no nos tomen el pelo.


Y la mejor noticia del día es que Osama ha aprobado su examen. Está encantado y es que no sé porqué tuvo alguna duda de que no iba a ser así. Ahora a por el segundo y último, que es a principios de febrero. 

Mañana Martes y 13, para los supersticiosos. 

domingo, 11 de diciembre de 2011

Hanan está de vuelta


Julia ha llegado de lo más contenta esta mañana y es que, durante el fin de semana, se ha comprometido. Y eso que todos la dábamos por casada pues siempre hablaba de “su marido”. Cosas de Dubai.

Otro que está la mar de contento es Swami, pero por razones futbolísticas. Es un apasionado del fútbol y firme seguidor del Barcelona, así que ayer fue su noche, aunque tuviera que irse a dormir a las 3 de la mañana.

Hemos flipado al ver a Hanan entrar en la oficina. Ha decidido volver porque en Beirut no hacía nada y no hacía más que ponerse enferma por el frío. Además, la vuelta a la rutina le ayudará a pasar el mal trago. Se le ve muy tristona a la pobre, normal. Mahmoud y yo hemos ido a comer con ella.

Parece que estas dos semanas que quedan van a ser bastante moviditas pues hay un montón de cosas que hacer antes de irnos. Lo bueno es que pasarán rápido entonces.

Al llegar a casa, Miriam se acababa de despertar de la siesta y eso que eran las 16:50. Me ha dicho Lakshmi que no se durmió hasta las 15:00, se lo estaba pasando demasiado bien en la cuna.

Me la he llevado a recoger mi carné de identidad. Como siempre, se han hecho un lío con los apellidos. Y es que eso de tener dos apellidos no terminan de entenderlo. Así que el segundo me lo incluyen en el nombre. Total que termino llamándome igual que mi madre, un jaleo. Menos mal que no lo utilizamos para nada.

De vuelta a casa hemos charlado con los abuelos, que ya han vuelto del campo. Miriam les ha estado bailando como una loca, y es que ha debido salir a su madrina, menuda marcha tiene.

Como nos toca renovar el contrato del piso el 19 de enero, hemos contactado con el dueño para adelantarle que renovamos un año más. El muy ladrón nos quiere subir el alquiler un 10% cuando los precios de mercado ni se han movido; es más, en algunos casos, han bajado.  A ver qué tal reacciona a nuestra contestación.

Después de cenar, hemos estado jugando un ratillo con el iPad2, que Osama se ha descargado una aplicación de decoración muy chula. Y a dormir pronto, que mañana será otro día.

sábado, 10 de diciembre de 2011

A la playa


Hemos amanecido a las 8:30 de la mañana, de lujo. Después de desayunar y arreglarnos, nos hemos ido un ratito a la playa, que hace un día estupendo. Aunque sin bañarnos porque el agua está muy fría. Pero ahí sentados en la arena al solecito se estaba estupendamente.

De vuelta a casa, la pobre Miriam se ha quedado frita, una siestecita del carnero que se le dice. Después de darle de comer y acostarla, la hemos dejado con Lakshmi para ir a hacer unos recados. Tenía que ir al zoco del centro a comprar unas pashminas para mis tías y entre semana es un horror, por el tráfico. Así que una cosa tachada de la lista.

Paramos a comer en Lemongrass, el tailandés que tanto nos gusta. Como siempre, hemos pedido más de la cuenta. Pero todo riquísimo.

Llegamos a casa y se acababa de despertar Miriam. Esta vez ha dormido dos horas y media casi, como está mandado.

Por la tarde hemos quedado con Emilie a tomar algo en un mini-centro comercial en Al Wasl. No creo que la veamos ya hasta el año que viene porque este jueves que viene vuela a China de vacaciones. Y, en medio, tiene un viaje de negocios a Milán. Está que no para últimamente.

De vuelta a casa, hemos charlado otra vez con el padrino pero seguimos teniendo la misma suerte con la cámara, que no le vemos. También charlamos con tía Blanca antes de meterla en el baño.

Ha vuelto a caer inconsciente en la cuna, pobre. Y, mientras Osama jugaba con su iPad2, yo he terminado el jersey de la mica. Mañana coseré las dos mangas al resto, que hoy ya estoy reventada. 

viernes, 9 de diciembre de 2011

Cumpleaños de Uns


Pues eso, hoy mi cuñada cumple 22 años. La muy ilusa quería a Miriam como regalo. Creo que a los dos días nos la hubiera devuelto, jeje. Aún así, le hemos dado un trípode muy moderno para su nueva cámara. Creo que le ha hecho la misma ilusión.

Hemos comido allí en Sharjah y, sorprendentemente, Miriam no ha llorado al dormir la siesta. Normalmente monta un pollo tremendo porque no se quiere quedar sola en el cuarto de sus abuelos. Debe ser que está madurando, jeje.

El resto de la tarde, nos hemos ido a Safa Park, que habíamos quedado allí con Neda, Alex y Elías. Nos ha costado unos 30 minutos encontrarnos porque Neda no se orienta muy bien. A su vez, Alex la había perdido la pista. Al final nos hemos encontrado cerca del lago y hemos dado un paseíto. El pobre Elías ha empezado a entender lo pesadas que somos las chicas. Y es que Miriam, con lo terremoto que es, iba dando gritos de alegría cuando su padre la perseguía. A Elías le debía dar bastante miedo pues lloraba cada vez que la histérica gritaba, jajaja.

Al llegar a casa, hemos charlado con el padrino, pero sin verle. No sé qué pasa con su cámara pero no ha habido forma.

Una vez acostada Miriam, que ha caído roque en la cuna como siempre, hemos cenado un sándwich y visto Resacón en Las Vegas II. Cierto eso de que segundas partes nunca fueron buenas pues no es tan divertida como la primera. Pero, al menos, hemos pasado el rato.

Y a dormir, que mañana a ver a qué hora amanecemos. 

jueves, 8 de diciembre de 2011

Y llegó el jueves


Parece mentira que haya llegado el jueves, pensé que no iba a llegar nunca, de verdad. Lo que me consuela es que, en la oficina, está todo el mundo igual. Espero que las dos semanas que quedan para irnos pasen más rapidito.

Mahmoud ha venido a las 8 para poder terminar el informe de Nokia a tiempo. La verdad es que el pobre está bastante agobiado. Y parece que irá para largo porque quieren que se haga cargo de todo lo referente a Nokia en Arabia Saudí. A ver qué tal.

A las 10 hemos tenido una reunión con uno de los proveedores. Venían a presentarnos un site donde las chicas pueden hacerse su propia muñeca virtual y tener su armario, amigas, casa, coche, etc. Vamos, es como una versión femenina de Second Life, aunque con más futuro.

Hemos pedido Manakish, recordando viejos tiempos. Y es que a las 14:00 teníamos reunión con Avent. Digo teníamos porque, nada más llegar, Kinga ha puesto cara de: “Oh oh, creo que no os avisé de que la cancelaba” Así que nos hemos vuelto a la oficina de rositas, queda pospuesta para el lunes.

Antes de irme, me he sentado con Patricia para poder terminar la parte digital de un proyecto de investigación que lanzamos el mes que viene. La pobre lleva en esto 3 meses y no ve la hora de que se termine. No la culpo porque es un rollo tremendo.

De vuelta a casa, me he chupado un tráfico horrible y es que había un pequeño accidente y como aquí hay tantos mirones curiosos, pues vamos a 10 hasta que pasamos el coche en la cuneta.
Lakshmi había estado paseando a Miriam por abajo hasta que ha atardecido. Hemos charlado un rato con mi prima Lola, la madrina; hacía mucho que no hablábamos con ella, que anda a mil de trabajo.

Esta noche ha venido Saleh a cenar. La pillina de Miriam, antes de irse a dormir, no hacía más que sonreírle. Y es que es alucinante lo que le gusta un hombre. Osama ya está pensando en cómo atarle en corto cuando vaya creciendo, jajaja.

Hemos cenado una tortilla de patatas y una ensalada muy rica. Luego un té para seguir con la charla. Y es que nos ha encantado volver a vernos, ponernos al día y tener esas charlas trascendentales que nos gustan. Que se repita muchas veces. 

miércoles, 7 de diciembre de 2011

Miriam ya tiene guardería


Aunque hoy entro más tarde, me he levantado a la misma hora. Y es que hemos aprovechado para apuntar a Miriam en la guardería. Teníamos dos opciones pero la que más nos gustaba sólo admitía niños a partir de año y medio. Por suerte, hemos llamado primero para ver si habían cambiado y, a partir de enero, admiten a niños de 12 meses, así que genial. Nos han dado una vuelta por las instalaciones y no veo la hora de que entre, se lo va a pasar pipa. Así que a partir del 22 de abril irá todas las mañanas de 8 a 12:30.

Osama me ha dejado en las oficinas de un cliente con el que tenemos reunión Marlain y yo a las 9. Como aún era pronto, he parado en la cafetería de abajo a desayunar con calma, que ya me toca correr el resto del día.

La reunión ha ido muy bien. El pobre cliente no entiende ni jota de digital, le he tenido que explicar lo más básico y vamos a organizarle un curso intensivo para que, al menos, entienda un poco más cuando le hablamos.

A lo tonto, he vuelto a la oficina a las 12:00, con el tiempo justo para terminar una cosa y comer algo rápido delante del ordenador. A las 14:30 hemos salido para la otra reunión del día. Esta vez con Kellogg’s. Tienen a una nueva directora de marketing y le tenemos que poner al día de los medios en la región. Sólo con TV hemos estado dos horas. Como siempre, no ha dado tiempo a presentar nada de digital, así que ha sido una pérdida de tiempo para mí. Menos mal que Mahmoud al final no ha venido. Con todo lo que tiene encima el pobre, lo que le falta es perder 4 horas.

He vuelto a casa en metro, que hoy no he cogido el coche. La verdad es que ha sido rápido. Sobre todo porque en la entrada de casa siempre hay un tráfico horrible. Es una pena que no tenga el metro cerca de la oficina.

Osama tiene cena esta noche con su departamento, así que yo he seguido un rato con el jersey de Miriam mientras tenía de fondo la segunda parte de Bridget Jones.

De verdad, que aún estemos a miércoles…

martes, 6 de diciembre de 2011

Llegan los Reyes antes de tiempo


Mientras en Espana es fiesta por el día de la Constitución, aquí estamos a martes laboral, con una semana que se me está haciendo eterna.

El pobre Mahmoud sigue a tope con Nokia, no le da tiempo ni a salir a comer. La semana que viene tenemos que elegir al empleado del mes de diciembre y, sinceramente, espero que esta vez lo gane. Está demostrando ser el mejor compañero de todos; haciéndose cargo de todos los informes de Nokia para que Hanan pueda estar con su familia.

Después de comer, ha venido Musfir, de Ameinfo. Es uno de los sites de economía y han rediseñado toda la página. En mi opinión, es más limpia y se ven mejor los anuncios pero han perdido su identidad. Creo que los usuarios habituales han debido de flipar porque no se parece en nada a la versión anterior.

Por la tarde, he ido con Miriam y Lakshmi a la antigua casa en la que ella trabajaba. Como les habla tanto de la niña, pues estaban deseando verla, claro. Ella gateaba a su antojo por todo el salón y se paraba en un acuario muy grande que tienen. Con Sreya, que ayer cumplió 9 años, ha hecho buenas migas, se dejaba coger. Pero su madre no le ha gustado demasiado. Eso sí, su preferido, como era de esperar, ha sido el padre. Menuda elementa está hecha. 

Y Osama ha llegado con nuestro regalo de Navidad, que viene un poco antes de tiempo. Es un iPad 2 que nos hemos regalado mutuamente. La idea de tenerlo tan pronto es para poder llevarlo a España en las vacaciones. Mientras él lo semi-instalaba, yo estoy terminándole un jersey a Miriam para el invierno jerezano. A ver si consigo terminarlo a tiempo.

lunes, 5 de diciembre de 2011

Revisión de los 3 meses


Al salir de casa esta mañana, Miriam seguía durmiendo. Menos mal, porque lo de despertarse a las 6:30-7:00 agota a cualquiera.

Nada más llegar a la oficina, he leído todo lo referente a la Copa Davis, como es lógico. Incluso he impreso una foto para ponerla en la oficina. Por supuesto, nadie sabía el porqué, excepto Swami, que es tan aficionado al tenis como yo.

A las 10:00 he tenido reunión con uno de los proveedores, que están preparando una propuesta para Philips. Es de risa que sean ellos los que nos tengan que poner al día. Marlain y yo seguimos flipando. Ella menos porque lleva mucho tiempo ya con este cliente.

Luego quedo con Julia para la revisión de los tres meses. Aquí, por ley, hay un periodo de prueba de 3 meses. Durante esos meses, tanto el empleado como la empresa pueden terminar el contrato de un día para otro. Una vez pasados esos 3 primeros meses, el contrato pasa a ser indefinido.
Por lo que me ha contado Julia, están muy contentos conmigo. Yo, la verdad, también lo estoy; más de lo que esperaba. Así que a seguir por buen camino.

Teníamos una reunión con  Kellogg’s esta tarde pero al final se ha suspendido. Menos mal porque ahora estamos a tope en la oficina. Mahmoud está asumiendo Nokia, el cliente de Hanan, y Wissam y yo nos ocupamos del resto de clientes. Es la mejor forma de apoyar a nuestra compañera, que va a estar un par de semanas sin poder venir.

Por fin me he puesto al día con las horas laborales; una cosa menos que hace. Lo importante es que ahora las siga llevando al día, que no se acumulen.

He llegado a casa para recoger a Miriam e irnos un rato abajo. Hoy le hemos puesto su primer pantalón largo. Aunque a mí me gusta más con peto, como aquí no hay, pues tenemos que apañarnos con lo que tenemos. Parece mucho más mayor con su pantalón y su camiseta. No hemos podido estar mucho tiempo en el patio porque hace mucho viento. No entiendo muy bien cómo en el primer piso hace viento y en la calle no. Pero bueno, nos hemos dado un paseo por abajo antes de subirnos a charlar por Skype con tía Blanca y con los abuelos.

Después de acostarla, que ha caído rendida, hemos cenado algo y estudiado un par de guarderías para Miriam. Queremos apuntarla para el segundo trimestre del año, en abril. Hay una que nos gusta más que la otra pero, por lo visto, la edad mínima es de año y medio. Mañana investigaré más. 

domingo, 4 de diciembre de 2011

Quinta ensaladera

Tengo que empezar el post de hoy con la gran victoria de Rafa ayer. Sí señor, la quinta ensaladera se queda en España. Más abajo lo comentaré con más detalle. Pero qué grande ha sido.

Como todos los domingos, me ha dado una pereza tremenda levantarme de la cama. Pero bueno, anima saber que ya estamos más cerca de Navidad. Por cierto, que cada año se celebra más en Dubai. Recuerdo que en el 2007, cuando acababa de llegar, era imposible ver un árbol de Navidad por algún sitio; no se hacía mención ninguna nada relacionado con la Navidad. Pues ahora, 4 años después, casi se celebra más que en Europa. Desde principios de noviembre se pueden ver árboles por todas partes. Incluso en la radio no paran de hablar de cenas de navidad. Obviamente, no tienen nada que ver con la Navidad en sí, sino más bien con el dinero que mueve. Eso es todo lo que importa aquí.

En la oficina, ha estado el día tranquilo, menos mal. Mahmoud ha vuelto de su semanita de vacaciones, en las que ha disfrutado de la familia en  Jordania. Nos hemos reído con sus anécdotas de cuando era pequeño. Aunque él y toda su familia son musulmanes, fue a un colegio católico (es muy común en algunas familias árabes). Con 7 años quería dejar de ser musulmán para poder recibir regalos de Santa Claus y tener un árbol de Navidad en casa. Para convencer a su madre, no paraba de santiguarse. Menudo elemento debía ser.

He bajado a comer con Krin, una chica griega-australiana que se incorporó hace tres semanas. En principio íbamos con el resto de la tropa a un libanés pero, como ninguna de las dos estábamos por la labor de estar hora y media comiendo, pues nos hemos quedado en el italiano, que es más rápido. Me ha estado contando lo que le gustaría viajar a Espana y lo que le encantan los churros. A ver si me aventuro un día a hacerlos y los traigo a la oficina.

Por la tarde he seguido con el plan de Avent, a ver si conseguimos terminarlo pronto pero es que aún estoy esperando los datos de una de las páginas que queremos utilizar.

Y antes de irme, hemos recibido una mala noticia: el padre de Hanan, nuestra compañera, ha fallecido. La hemos intentado llamar pero tiene el teléfono apagado. Menos mal que la convencimos para que se fuera. Se habría arrepentido el resto de su vida de no haber estado ahí.

He recogido a Miriam en casa y nos hemos ido a hacer un par de recados al Dubai Mall. Aprovecho para darle un paseo por el parque que hay al lado. Nos ha sorprendido el espectáculo de la fuente. Normalmente empieza a las 19:00 pero a las 17:30 debían de estar ensayando o algo.

Ya en casa hemos charlado con el padrino que me iba poniendo al día del partido. Nosotros lo hemos grabado para verlo luego. Eso sí, no he comentado que en TVE internacional no lo están emitiendo. Deben de asumir que a los españoles residentes en el extranjero no nos importa. Gracias que en Dubai Sports lo emitían en directo.

Luego hablamos un ratito con mis padres y al baño. Me encanta porque ahora se lo pasa pipa en el agua. Juega con unos cubitos que tienen agujeros en el fondo y le encanta ver como cae el agua. Eso sí, ponerle el pijama está siendo una tortura; no para quieta ni un segundo y lo único que quiere es gatear por su cuarto como Dios la trajo al mundo.

Una vez acostada, hemos preparado un pescado al horno para cenar y visto el útlimo set del partido. Aunque ya sabía que ganaba, llegar al tie break ha sido de infarto. Pero Rafa es mucho Rafa y ha conseguido dar el 3-1 a España para llevarse la quinta ensaladera. Muy grande. Claro que Argentina no se puede quedar atrás, han jugado como campeones. Del Potro se ha dejado la piel en sus dos partidos. Es una lástima que al final tenga que ganar uno. Aquí dejo un par de fotos, una de los campeones y una de los finalistas. 

 
Claro que yo con la foto que me quedo es la siguiente. Muy grande Rafa. No sólo es el mejor tenista español de todos los tiempos, sino que es una gran persona. Mientras todo el equipo español celebraba la victoria en la pista, él saludaba a su contrincante y amigo Del Potro. No sólo eso, sino que fue al banquillo del equipo argentino y abrazo a todos y cada uno de los miembros del equipo. GRAN PERSONA, Rafa. Él sí que es un gran ejemplo para todos los españoles.




 Durante la celebración en la pista, nos hemos partido de la risa con la actuación del cantante que ha compuesto la canción de la final. Feliciano lo ha dejado en evidencia al coger el micrófono, demostrando ante todo el público que estaba cantando en playback. Por cierto que la canción en cuestión es originariamente Argentina; no sé si era muy apropiada para la final. 


Después del alegrón, toca irse a dormir. Me imagino que la celebración en Sevilla será larga. 


sábado, 3 de diciembre de 2011

Merienda y más paseo


Si ayer fue el día de Emiratos, hoy es San Francisco Javier y día de la comunidad foral Navarra. Así que felicidades a todos los Javier.

Hemos desayunado en casa, que ya vale de irnos fuera. Luego hemos bajado un rato al patio. Miriam gateaba a sus anchas por el jardín, aunque no le gusta ir con las rodillas en el suelo sino que gatea en plan Mowgli, como dedimos nosotros. Hemos dado un paseo largo alrededor de nuestros edificios y a casa a comer.

Por la tarde han venido los suegros y cuñadas a tomar café y merendar. Después de darle las frutas a Miriam, nos hemos ido a pasear por el boulevard otra vez; no hemos salido de ahí en todo el fin de semana, jaja. Pero hoy ha estado el tráfico regular. Por lo visto deben estar rodando algo y había un trozo cortado. Pero hemos aparcado en el mall y dado el paseo por el parque Khalifa, al lado de la torre.

De vuelta a casa, charlita con los abuelos que se partían de risa viendo como la pobre Miriam se las apañaba para gatear con el traje. Es alucinante cómo crecen de rápido; hoy la veo como más mayor, de repente. No ha parado de charlar en todo el día. Incluso antes del baño, que normalmente está un poco tonta, seguía como una moto de carreras. Lo bueno es que, a pesar de ser bastante traviesa, parece obediente. Ya va entendiendo cosas y, de momento, responde cuando le reñimos o le decimos que no a algo. Esperemos que dure.

Dedspués de cenar algo ligerito para compensar la merendola de esta tarde, hemos visto el último set del partido de dobles entre España y Argentina. Vaya baño que nos están dando los argentinos. Una victoria más que merecida pues ellos dos sí que han jugado como dobles. Los nuestros me da la impresión de que estaban a otras. Mañana le toca a Nadal darnos el punto definitivo. Seguro que no nos falla. 

Por fin  hemos terminado con la segunda temporada. Eso sí, casi hemos tenido que empezar con la tercera, vaya final. Pero mejor lo vamos a dejar para más adelante, ahora toca descanso.

viernes, 2 de diciembre de 2011

Día Nacional de Emiratos

Hoy no he desayunado en casa porque nos vamos de nuevo a Paul, qué rico. Se estaba la mar de bien en la terracita y, como era temprano aún, no había demasiada gente. Luego hemos hecho unas compritas para hacer la comida de hoy y unos macaroon para mañana, que viene los padres y hermanas de Osama a merendar.

Para comer, Osama ha hecho una ensalada riquísima con Quinoa, garbandos, espinacas, atún, cilantro y menta. Después, hemos descansado un ratito en el sofá y, cuando me disponía a cerrar los ojos, ZAS, Miriam se despertaba de su siesta. Menos mal que se queda jugando un rato largo ella sola en su cuna. Y nosotros nos partimos de risa escuchándola y preguntándonos qué hará para pasárselo tan bien ella sola.

En un día como el de hoy, no podemos ir muy lejos de casa porque el tráfico es horrible. Es una pena porque hace un día de playa magnífico, pero en la carretera de Jumeirah (la paralela a la playa) es donde se concentran todos los coches y hacen una especie de desfile; todos los coches pintados con la bandera y las fotos de los jeques. Así que hacemos el mismo plan que ayer: paseo por el Boulevard. Allí le han dado una bandera a Miriam. Iba ella encantada chupeteándola y mordiéndola sin parar. Así es como muestra su devoción al país en el que ha nacido, jeje. 





Aquí dejo unas fotos que he copiado de algunos periódicos. Para que veáis que la celebración no es ninguna tontería; el patriotismo se lo toman muy en serio.




De vuelta a casa, hemos cenado el resto de ensalada del mediodía y visto la segunda mitad del partido de Nadal, que vaya repaso le ha dado a Juan Mónaco. Luego hemos visto un trozo del de Ferrer y del Potro pero no hemos podido terminarlo porque nos iban a dar las mil. Ya nos enteraremos del resultado mañana. Confío en que Ferrer acabe con él. 

No me despido sin felicitar a Emiratos Árabes Unidos en el 40 cumpleaños de su unión.

jueves, 1 de diciembre de 2011

Reencuentro con Saleh

Esta semana laboral ya ha terminado; un fin de semana largo otra vez. En Dubai no hay demasiados días festivos pero se unen todos en el último trimestre.

De momento, parece que eso de acostarse un poco más tarde, no afecta a su hora de despertarse. De hecho, hoy se ha despertado incluso antes, a las 6:50.

Después de dormirse otro ratito por la mañana, nos hemos ido al Dubai Mall. Osama quería desayunar en Paul, lástima que yo ya había desayunado.

De vuelta en casa, hemos charlado con los abuelos por Skype, que este fin de semana se quedan en Jerez.
Hemos comido un puchero bien calentito y descansado un ratito en el sofá. Ha venido Emilie a vernos, que esta noche vuelva a Bahrain para ver a Xavier y Cecile.

Por la tarde, nos hemos ido a pasear por el Boulevard. Estos días hay una exposición de coches antiguos muy chula. Creo que el más antiguo es de 1924, increíble. Aquí dejo un par de fotos. El rojo, un ferrari caifornia, ha sido el ganador por votación popular. 




Antes de volvernos a casa, hemos quedado por fin con Saleh, que hacía unos 3 años que no veíamos. Desde hace un par de meses trabaja en el mismo edificio de Osama. Me ha hecho muchísima ilusión verle y ponernos al día. Ya hemos quedado en cenar el jueves  para seguir charlando, que hoy nos teníamos que volver a casa por la enana.

Para cenar, nos hemos saltado la semi-dieta a piola; hemos pedido pizza. Y, como no, vemos otros dos capítulos de 24. Ahora es más difícil dejar de verlo porque está cada vez más interesante, se nota que estamos llegando al final. Lo único que me convence para dejar de ver el siguiente capítulo es saber que Miriam se va a despertar alrededor de las 7, jeje. 


miércoles, 30 de noviembre de 2011

Último día de esta semana


Estos días no he comentado que cada vez se ven más banderas nacionales por todos sitios. Los coches empiezan a llevarlas en las ventanillas o los capós, los edificios las despliegan en sus fachadas, en las tiendas pequeñas los empleados llevan gorras, etc. Ya este fin de semana será el colmo, con los coches pintados con los colores de la bandera, etc. A ver si puedo poner algunas fotos.

En la oficina he seguido preparando el plan para Avent. En teoría lo teníamos que presentar a las 16:00 pero lo hemos tenido que cancelar porque uno de los proveedores no ha terminado de enviarnos los datos. La tendremos la semana que viene.

He seguido rellenando las horas de trabajo en el sistema, que ya sólo me quedan tres semanas por actualizar. Poco a poco llegaré a tenerlo al día.

La semana que viene no tendremos a Hanan en la oficina pues su padre no anda nada bien de salud y va a Beirut a estar con él. Nos ha costado convencerla y es que, es tan inmadura, que no quiere enfrentarse a la realidad. Cree que, estando en Dubai, se olvida del estado en el que está su padre. Entre Julia y yo hemos conseguido hacerle entender que, con el tiempo, se arrepentirá de no haber ido. Así que vuela mañana mismo.
He salido a tiempo, pues no veo la hora de empezar el fin de semana. He bajado con Miriam a dar un paseo por alrededor de nuestros edificios, que se entretiene mucho. A pesar de lo activa que es, le gusta ir de paseo sentada en su sillita, menos mal.

Le hemos empezado a retrasar la última toma para que así nos cueste menos el cambio horario en España. Veremos si consigue despertarse un poco más tarde.

Nosotros, después de cenar, hemos seguido con nuestra serie, que está que arde. Me imagino que este fin de semana la terminaremos.

Y se acabó noviembre, qué impresión. Es que este mes, para mí, ha volado.

martes, 29 de noviembre de 2011

A la oficina de Papá


Que gusto que no se haya despertado en toda la noche. He dormido como un bebé. Pero con eso de que cada día amanece más tarde, me da una pereza horrorosa salirme de la cama.

En la oficina voy alternando la propuesta de Avent con completar las horas de trabajo diarias. Ya he terminado con los dos primeros meses, todo un avance. Pero a partir de ahora, me he prometido rellenar la información todos los días.

He ido a comer con Claudine al mismo tailandés que fui con Carlos, Ángel y las chicas. Hacía mucho tiempo que no comíamos juntas y es que hemos estado a tope las dos. A ver si ahora retomamos la buena costumbre.
El resto de la tarde ha pasado igual que la mañana, haciendo lo mismo.

Y para el paseo de hoy nos vamos al Boulevard del Downtown. Está muy cerca de casa, pero no puedo ir andando porque hay una parte que no está asfaltada, es un carril de arena y me da miedo ir por ahí con la sillita. Cuando mi madre estuvo aquí, solíamos ir bastante a menudo pero con Miriam me da cosa. Así que nos hemos ido en metro, sólo es una parada. Como estábamos justo debajo de la oficina de Osama, nos ha pedido que subiéramos, que sus compañeras querían ver a la enana. Ella ha estado encantada de la vida, incluso le ha costado dejar a Rameez para venirse conmigo. Hemos continuado con el paseo hasta la hora de volvernos, de nuevo en metro. Me da rabia porque desde el boulevard estamos a unos 300 metros de nuestra casa, pero no hay forma de cruzar. A ver si lo terminan pronto.

Hoy no hemos hablado con los abuelos, que estaban comiendo fuera de casa. Después del bano, ha pillado el biberón con unas ganas tremendas. Y, cuando se lo ha terminado, parecía que quería más pero no me atrevía. Al final, le he tenido que dar 30 ml más porque no había forma de que se durmiera. De hecho, se los ha tomado como si no hubiera cenado antes, qué ansia.

Una vez dormida, por fin, hemos seguido con nuestra serie. Aunque hoy, como hemos empezado más tarde, sólo hemos visto un capítulo.

Y no puedo dejar el blog sin mencionar a San Saturnino, patrón de Pamplona. No es que conozca a nadie que se llame así, pero me recuerda a la época en la Universidad. 

Mañana empezamos el fin de semana, qué alegría. 

lunes, 28 de noviembre de 2011

Paseando

Segundo día de la semana. En la oficina andamos un poco más tranquilos. Por fin he terminado la presentación para el concurso, no veía la hora de librarme de eso. Ahora ya me centro en la estrategia para Avent en 2012, que tenemos que presentarla este miércoles.


Aprovechando la relativa calma, he estado actualizando la hoja que tenemos que rellenar diariamente con las horas de trabajo, asignadas a cada proyecto. Si la tuviera actualizada, no se tarda más de 5 minutos por día. Pero como me enteré hace una semana, pues tengo que actualizar los 3 meses que llevo en la empresa. Así que a ponerme las pilas.

He salido a tiempo para llevar a Miriam de paseo. Primero hemos bajado al patio, a jugar un ratillo en el jardín. Pero como hacía un poco de fresco, pues nos hemos ido de paseo por alrededor de nuestros edificios. Ya han abierto un par de cafeterías y han puesto las farolas. Así que hemos cotilleado un poco para ver si hay previstas nuevas aperturas. Y parece que están a punto de abrir una farmacia y un pequeño centro de salud. Ya va estando más decente la zona.

Como la señorita hoy no se ha dormido la siesta hasta las 15:00 de la tarde, pues hemos retrasado toda la rutina. Mejor, así le vamos cambiando poco a poco al horario español.

Antes del baño, hemos hablado un rato con los abuelos, que tenían a tía Beatriz en casa. Miriam, que estaba como una moto, iba haciendo de las suyas. Pero luego se ha portado muy bien.

Y nosotros, después de cenar, nos hemos visto los 2 capítulos de rigor y a dormir. 

domingo, 27 de noviembre de 2011

Nuevo libro


Volvemos a tener noche interrumpida; bueno, vuelvo, porque Osama no se entera de nada. Miriam se ha despertado a la 1. Yo le vuelvo a poner el chupete y creo que se queda frita otra vez. Pero a las 2 la he escuchado canturreando en su cuna. ¿Qué se le pasará por la cabeza a esas horas?

Hoy tengo que llevar a Lakshmi a que le tomen las huellas dactilares para el carné de identidad emiratí. Menos mal que lo de ser mujer en este país es un chollo, porque tenemos una cola especial sólo para nosotras. Así que en media hora estábamos listas, mientras la cola de los hombres llegaba a la calle.

La dejo en casa y sigo para la oficina, que hoy llego un pelín más tarde que de costumbre. No he parado en todo el día, terminando el concurso de este martes. No veo la hora de enviar todas las diapositivas nuestras y cerrar este capítulo. Es muy frustrante trabajar en algo que sabes que no lleva a ningún sitio. Pero bueno, hay que hacerlo.

Justo antes de irme, nos confirman que este jueves sí es fiesta. La que, en principio, era el domingo que viene la han cambiado para este jueves. Es un pitorreo lo de los días de fiesta aquí, en serio. Entre que dependen de la luna, que las confirman con poca antelación y que son diferentes para el sector público y el privado; no hay quien haga planes.

He quedado con Osama, Miriam y Lakshmi en el Mall of the Emirates, para hacer la compra en Carrefour. Ellos han venido en metro para luego volvernos en coche. Por lo visto, Miriam ha estado especialmente caprichosa hoy porque sabe que su padre está de vacaciones en casa. No quería estar en el parque, sino ir a su antojo con el correpasillos por toda la casa.

Ya en casa, hemos hablado un poco con Marcos, que hoy celebran el segundo cumpleaños de Jaime. He visto a mi ahijada de refilón casi, que está cada día más guapa. Qué ganas tengo de verlos, ya nos queda menos.

Hoy ya hemos bañado a Miriam en condiciones y estaba encantada. Aunque le ha molestado un poco eso de no poder levantarse y ponerse de pie.Y, como era de esperar, se ha quedado inconsciente mientras se tomaba el biberón, si es que no para en toda la tarde. A ver si hoy no se despierta.

Nosotros nos hemos tomado un sándwich y hemos visto 3 episodios de 24. No podíamos quedarnos con la intriga después de ver cómo terminaba el segundo. Ya hemos cruzado el ecuador del día, menos mal.

Antes de dormir, he leído la introducción de la biografía de Steve Jobs, que la ha comprado Osama esta mañana. Me apetece mucho leerlo, la verdad. Aunque tardaré una eternidad. 

sábado, 26 de noviembre de 2011

De resaca


Me he despertado a las 7:15, con Miriam, pero luego he vuelto a dormir intermitentemente hasta las 9:50. Eso sí, me he levantado con un dolor de cabeza horroroso. Yo no bebo alcohol. No por ninguna razón en particular sino porque, aunque he probado muchas bebidas, ninguna me gusta. Debo ser un poco rara, no sé. Pero desde luego, aunque me gustara, no creo que pudiera aguantar una resaca. Hoy estoy que no puedo con mi alma. Si le añado el consumo de alcohol, creo que moriría.

Después de tomarme un buen café, a ver si mejora la cosa, nos hemos bajado al patio a que Miriam juegue un rato. Ahora sólo quiere estar con el correpasillos. Y que ni se nos ocurra agarrarla porque se mosquea. Vaya carácter que se gasta, con lo chica que es.

Con el homenaje que nos dimos ayer, no quiero ni pensar en comer. Así que hoy toca light light: unas judías verdes y un filete a la plancha.
De sobremesa, hemos visto otro episodio de 24, que se está poniendo de infarto, como siempre.

Miriam se ha despertado más pronto de lo que creíamos. Después de darle la fruta, nos hemos ido al Dubai Mall a comprar un par de cosas. Osama quería ver un router nuevo, que el de casa se bloquea cada dos por tres. Y yo he ido a Mothercare, que estaban de rebajas y he aprovechado para comprarle un pijama-manta a Miriam para cuando vayamos en Navidad. Luego hemos dado una vuelta antes de volvernos a casa.

El segundo café del día, que me tomé antes de salir para el mall, me ha sentado como una patada. Tengo el estómago fatal, con nauseas e incluso mareos. Al llegar a casa, Lakshmi me ha dado una especie de zumo de limón que dice que es muy bueno. Y, la verdad, me ha dejado como nueva. Aunque el dolor de cabeza no se me ha ido en todo el día. Debe ser cansancio acumulado después de la semanita.

Antes de meterla en el baño, le hemos tenido que reñir porque se está pasando ya la tía. Ahora le ha dado por pegar cada vez que no le dejamos hacer algo. Así que nos hemos puesto serios y, la muy pilla, nos hace pucheros para darnos pena. Menuda elementa está hecha.

He sido incapaz de cenar. Pero hemos visto un par de capítulos de 24 antes de irnos a dormir a la hora de las gallinas casi, jeje. 

viernes, 25 de noviembre de 2011

Emilie cumple 30


Hoy toca madrugar porque tengo que recoger a Virginie en el aeropuerto y llega a las 6:40 de la mañana. Virginie es una de las mejores amigas de Emilie, se conocen desde la infancia. Viene de sorpresa para celebrar los 30 de nuestra amiga. Así que he ido a recogerla y la he dejado en la puerta del apartamento. Me moría de ganas por quedarme a ver la cara que iba a poner Emilie pero creo que es un momento para ellas dos solas. Lógicamente, a los 15 minutos me estaba llamando, flipada aún con la sorpresa.

He llegado mientras Miriam se estaba terminando su biberón. Y, mientras se dormía su siesta matutina, yo también he dormido un ratito, que tengo que recuperar fuerzas para el resto del día que nos espera.

Hemos bajado al supermercado a comprar un par de cosas urgentes. 

Después de dejar a Miriam comida y acostada, he ido con Emilie y otras amigas a comer a Reflets, de Pierre Garnier. Es un restaurante francés buenísimo. Los viernes tienen un menú de degustación a precio razonable. Como era de esperar, hemos comido como reinas. Eso sí, me acabo de cargar la dieta de la semana pasada, jaja. Al menos, me la he cargado con un menú de calidad. Le hemos dado su regalo, una pulsera de oro blanco con tres diamantes, que le ha encantado, claro.

Yo las he dejado en el café, que ya eran las 16:30, y me he vuelto a casa. Vienen los padres y hermanas de Osama a tomar café con unos parientes que están de visita. Viven en Inglaterra pero siempre vienen una vez al año, a pasar dos semanas. Su tía se pasa las dos semanas comiendo como una mula, literalmente. Dice que en Inglaterra la comida es malísima, no la culpo.

Nada más irse, hemos bañado a Miriam, que ya casi no cabe en su baño; a ver si mañana le ponemos la alfombra en el baño grande. La dejamos acostada y, cuando llega Lakshmi, nos vamos a casa de Neda y Alex, que dan una barbacoa hoy.

He estado muy agradable, nos lo hemos pasado muy bien. Y, al final de la noche, nos damos cuenta de que una de las parejas que acabamos de conocer, son nuestros vecinos. Toni trabaja en Emirates y su mujer, Olaya, aún no ha encontrado trabajo; llevan aquí 8 meses. El es americano de madre francesa y ella es francesa de origen marroquí. Otra pareja multicultural.

Volvemos a casa sobre la 1 de la mañana, después de dejar a Frederique, otra amiga, en su casa. Cuando Miriam píe, no pienso llevarle la contraria a Lakshmi, que siempre me manda a la cama.