sábado, 31 de mayo de 2008

Cena caribeña

Hoy sí he cumplido con mis dos horas de sol propuestas. De 11:30 a 13:30, he estado "vuelta y vuelta" en la piscina con Emilie. Creo que en breve vamos a tener que dejar el plan de sol intensivo; nos teníamos que meter en el agua cada 10 minutos, era imposible aguantar.

Nos hemos subido y me ha ayudado a terminar de montar el mueble de Ikea. Casi nos lo cargamos a martillazos pero es que no había forma de encajar todas las piezas. Además, tampoco es el mueble de mi vida. La parte que estaba más "perjudicada" la hemos puesto de cara al suelo, así que no se nota nada. Pero, al menos, ya está todo recogido, que tenía el sofá lleno de tiestos.

Como era temprano, he aprovechado para darme un baño utilizando unas bolas de espuma que me compré ayer.

Después he ido a Misa a Jebel Ali. Mucho mejor que el domingo, más cortita aunque el cura no me ha gustado nada. Allí me he encontrado con María José, Luis y los niños; que hace mucho que no les veía.

Luego he ido con Osama a tomar un te a un sitio en el que casi todo el menú es con chocolate: sopa de chocolate, ensaladas de chocolate, brochetas de chocolate, etc. Debe estar todo buenísimo. Eso sí, luego hay que ir a correr la maratón, jajaja.

De ahí, directos a Al Murooj Rotana, que teníamos cena caribeña. El menú lo ha preparado Miguel, aunque no ha cocinado él. Es un menú degustación de 7 platos, yo creo que para dar a conocer el restaurante. Yo sólo he podido comer la mitad, el resto llevaban queso o nata. De todas formas, no estaba especialmente buena la comida. Hemos salido todos descontentos, pero bueno, al menos lo hemos probado. Seguro que, si hubiera cocinado Miguel, estaría todo mucho más rico. Laura no hacía más que reirse y decir: "Anda que estar todo el día sin comer para esto"

Antes de cenar he hablado un ratito con Lola mi prima, que hacía mucho que no sabía nada de ella. Al menos, hemos hecho una puesta al día rápida.


Y se terminó el mes de mayo, muy fuerte.

viernes, 30 de mayo de 2008

Pegada al abanico

Hoy nada de piscina pues había quedado con Emilie a las 11:30 para ir a las rebajas de Chalhoub, el acontecimiento del semestre en nuestra empresa.

En mi opinión, han sido peor que las de noviembre pasado. Yo he comprado un bañador para mi hermano, un chaquetón sin mangas y unas pinturas de Dior. De nuevo, horrible la cantidad de gente que había, qué agobio. Menos mal que nos hemos quedado en la cafetería del hotel tomando algo antes de entrar porque la cola daba la vuelta a la manzana, con el calor que hace. De mi oficina, sólo he visto a Dany y eso que iban casi todos. También he visto a Sarya, la chica que vivió conmigo en el apartamento durante mi primera semana en Dubai. Ha flipado cuando me ha visto, claro; no sabía que había vuelto.

Después, nos hemos ido a comer con Dani y Laura al Festival City. De camino, en el coche de Emilie, creía que moría del calor. Su aire acondicionado no está funcionando bien, un horror. Suerte que ahora llevo el abanico conmigo a todas partes. Pero qué sabias son las abuelas.

Hemos aprovechado para hacer un par de recados en el mall. Luego dejamos a Laura en su casa para que descansara y nos hemos ido a Deira a encargar las babuchas. Aprovechando el precio negociado, me he comprado dos pares: unas verdas y otras rojas. También un par de pashminas ,una verde y una azul. Total, que ha sido un día de compras completo.

Ya en casa de Laura, nos hemos tomado la tensión, aprovechando que la futura mamá se la tiene que tomar 3 veces al día. Se han quedado asustadas las dos de lo baja que la tenía yo: 7-4. Y eso que les avisé que soy de tensión baja.

Por la noche, hemos ido a cenar a Elia, el griego, con Jeremy, Margarita, Osama y Maan, que ha aprobado el examen para el que llevaba encerrado 3 meses. Esta vez, como íbamos con una auténtica griega (Margarita), se ha encargado ella de pedir los entrantes, estaban riquísimos. Yo pensaba que en la terraza se iba a estar peor pero no, muy agradable. Aprovechemos mientras se pueda.

jueves, 29 de mayo de 2008

Noche de cine

Esta mañana le ha tocado a los de Euro esperar la llave de su oficina. Han pasado todos por la nuestra; muy fuerte porque no conozco ni a la mitad. Ha estado Claudine, la secretaria, de charla conmigo, es un encanto.

Hoy tampoco hemos tenido Manakhesh porque había inspección en la oficina, para comprobar que, después de las obras, se sigue cumpliendo con la normativa. Así que tampoco era plan de estar desayunando delante de los pobres hombres.

Charla matutina de rigor con mi hermano, hay que mantenerse al día, que la distancia es muy mala y se echa mucho de menos.

He estado acelerando durante todo el día para poder salir pronto, que tengo ganas de coger el fin de semana por delante. Se nota que está todo el mundo igual porque, por la tarde, han venido Guy, Sindhu y Didier a mi despacho, para comentar de las rebajas de Chalhoub. Sindhu y yo nos hemos preocupado de explicarles en qué consisten y darle unos sabios consejos.

A mediodía, los chicos se han ido a comer a Karam, uno de mis sitios preferidos. Está en el Mall, es lo que no me gusta, pero tienen una comida libanesa riquísima. Ahí fue donde cené por primera vez en Dubai, nos llevó Joe. Me ha dado pena no ir pero prefería quedarme adelantanto y así salir a mi hora.

A las 7 en punto he cogido puerta para ir al Mall, que habíamos quedado para ir al cine. Hemos visto "What Happens in Vegas", típica comedia tonta pero graciosa. Al menos, era lo que necesitábamos: desconectar de la semana, no pensar durante dos horas y reirnos. Objetivo cumplido.

Después de la peli, nos hemos ido a Dubai Marine, a un bar en el que los compañeros de trabajo de Osama tenían una mesa. Aquí es muy común reservar una mesa en un bar con diferentes bebidas y, en la mayoría de los casos, terminan saliendo más rentable las copas. Un gustazo porque nos trajeron una bandeja enorme de frutas, la piña estaba espectacular. Además, están todo el rato pendientes de si se te termina la bebida para rellenártela enseguida.

Señoras y señores, a las 12 de la noche la temperatura era de 39 grados, ahí lo llevas. Y eso que aún no ha llegado el verdadero calor.

A la 1 nos hemos retirado a casa que ya estábamos reventados. Nos queda todo el fin de semana por delante.

miércoles, 28 de mayo de 2008

Despidiendo a Blondie

Hoy he entrado en el segundo turno, me he quedado dormida. Es la ventaja de vivir tan cerquita de la oficina que, levantándome a las 9, llego perfectamente. Además, no he tenido problema de aparcamiento.

Didier ha aprobado su carné de conducir, estaba loco de contento. No me extraña, con lo que les cuesta. Ahora entiendo porqué les exigen pasar un examen. En el Líbano no existe ese prodecidimiento, compran los carnés tal cual. A un primo de Guy, uno de mis compañeros, se lo regalaron la pasada Navidad, de cachondeo.

Era el día de las campañas de SMS; una para Sephora y otra para G. Jensen.

Por la tarde, mientras terminaba un plan para Giorgio Armani, seguía el partido de Nadal en París por Internet. Pimer partido superado con creces.

Hoy ha sido el último día de Deanna, ya se ha despedido de todos nosotros. Esta noche vuela a su Canadá natal de vacaciones.

Por la noche, hemos quedado las chicas para tomar algo en el Eau Zone, repito sitio, jeje. Susana no ha podido venir al final porque le lloraba un ojo y no era plan de conducir así. Así que hemos estado Bego, Emilie y yo. También ha venido Ana, una holandesa amiga de Bego. Hemos estado allí un rato, y, a las 22:30, me he retirado con Emilie; cada una a su casa a descansar. Hay que estar listas para el fin de semana.

martes, 27 de mayo de 2008

Patrick Chalhoub

Como diría mi amiga Ana, menuda noche toledana. Me he estado despertando cada hora y media. Eso sí, en uno de los ratos que he dormido, he soñado con Ignacio, el futuro hijo de Dani y Laura, que está al caer.

Había quedado a las 8:15 en recoger a Didier, compañero de MPG, para ir a la reunión de nuevas incorporaciones con Patrick Chalhoub; Presidente del grupo con el que tenemos el acuerdo en la región. Se ha sorprendido bastante al verme porque, claro, ya me conocía de un par de veces.

En total, seríamos entre 15 y 20; Emilie entre ellos. Ha estado contándonos un poco la historia de la empresa familiar, los valores, la cultura, etc. También nos hemos presentado uno por uno contando nuestro puesto, origen, el tiempo que llevamos en el grupo y lo que nos trajo a Dubai.

Después, Emilie me ha enseñado su oficina, la he acompañado a fumarse un cigarro y de vuelta a MPG. De camino, he pasado por mi casa, que me había dejado el móvil, raro en mí, ¿verdad?

Como es normal a esta hora, 10:30, nos ha costado la misma vida aparcar. Al final, después de un par de vueltas sin suerte alguna, lo he tenido que dejar en la zona de pago.

Jerome ha hecho su parada de turno en mi oficina, como todas las mañanas. Esta vez, me ha empezado a contar de la guerra carlista, la invasión musulmana en España y lo peligrosa que es la inmigración en nuestro país, por aquello de querer reconquistar Al-Andalus. Con el sueño que tengo yo hoy, me ha puesto la cabeza como un bombo.

Por la tarde, hemos celebrado el cumpleaños de Sindhu, que fue ayer. No teníamos ni idea ninguno, no dijo nada ayer. Como manda la tradición aquí, se le trae una tarta para que la corte, al son de "Happy Birthday to you".

He estado charlando un rato con Rana, dándole la enhorabuena por la marcha de su jefa, nuestra querida rubia. Me ha confesado que estaba tan desesperada que incluso pensó en largarse, había empezado a buscar otro trabajo, pobre.

Cuando bajaba a cambiar el coche de sitio, me encontraba con Georges que iba a hacer lo mismo. Unas risas, hemos hecho una apuesta a ver quién encontraba mejor sitio. A las 18:00 es fácil pues muchas oficinas terminan a las 17:00, de manera que hay sitio de sobra.

Por la tarde, he ido a Silkor, lo de la depilación láser. Era una revisión para ver cómo iba evolucionando la cosa. Ahora hasta el mes que viene.

Luego he ido con Osama, un amigo suyo Sirio, Omar y Gilberto, un amigo que acaba de llegar de Venezuela a un sitio nuevo: Eau Zone. Por lo visto, se lo enseñó Emilie. Es espectacular, como un bungalow grande en medio de una piscina enorme. Lástima que no llevaba la cámara de fotos.

He estado hablando con mis padres un rato, que hoy tocaba mala noticia. Y a las 11 a la cama, que estoy que me caigo del sueño.

lunes, 26 de mayo de 2008

Maldito queso

Esta mañana ha venido Dany a mi despacho y hemos estado charlando un ratillo. Luego ha pasado Georges, que no se ha podido ir a España por problemas con el visado. Tenía un curso de formación en la oficina de Madrid. Su visado se lo dieron ayer pero, claro, ya no ha tenido tiempo de llegar, pobre. Es bastante injusto que, sólo por el hecho de ser del Líbano, tengas que pasar por ese proceso e incertidumbre cada vez que quieras viajar.

Por un rato, se ha caído la red y no podíamos trabajar, así que me he bajado con Maya, Youmna y Alain a que se fumaran un cigarro. Me contaban que, durante el verano infernal, dejan de fumar; buena terapia, sí.

He comido con Bego en La Moda, para así devolverle el teléfono, que se lo dejó anoche en Shu. Ahí es donde me han fastidiado el resto del día. He pedido un sandwich de pollo sin queso pero resulta que no se lo han quitado. Me he dado cuenta casi al final. Nos han pedido perdón como 10 veces y no nos lo han cobrado.

Por la tarde, estaba que me caía de sueño, he tenido incluso que escaparme al baño a echarme una siestecita de 10 minutos, jejeje. Luego me empecé a encontrar mal y me he ido espabilando sobre la marcha.

De la oficina, directa a casa que me encontraba fatal del estómago, me he acordado del cocinero de La Moda y toda su familia. He estado montando el mueble de Ikea pero, para encajar la última pieza, necesito ayuda. He puesto una lavadora, la he tendido y a la cama.

Espero no tener el estómago en pie de guerra.

domingo, 25 de mayo de 2008

Recepción con S.M.

Como todos los domingos, esta mañana era incapaz de levantarme; simplemente, no podía con mi alma. Qué tristeza levantarse pensando lo que queda para el fin de semana.

El día está bastante tonto, con el cielo encapotado y tormenta de arena. Así que el coche terminará hecho un asco hoy. Además, hace una semana que me quedé sin líquido limpiaparabrisas y, al ser un coche de alquiler, tiene el capó bloqueado así que no puedo rellenar. Total, para lo que me queda con este coche, tampoco merece la pena.

El Rey D. Juan Carlos está de visita por el Golfo Pérsico. Esta tarde tenemos una recepción con él. Como hay que vestir de traje corto, lo llevo en el coche para cambiarme luego, no es plan de ir toda puesta a la oficina.

En la oficina, se han llevado toda la mañana entrando en nuestro despacho para arreglar no sé qué del aire. No había manera de centrarse.

Me han caido dos marroncitos, uno de Alain y otro de Rana, pero todo bajo control. He estado hablando un rato con Dany y luego ha venido su mujer, muy simpática; la conocí el año pasado en las rebajas de Chalhoub. Por cierto, creo que las de esta temporada son este fin de semana.

He estado chateando un ratín con Tomás y otro con Belén; hay que ponerse al día. Sobre todo, con Belén hacía mucho que no hablaba con calma.

Noticia del día: nuestra querida rubia deja la oficina, mañana es su último día. Me pregunto, ¿qué será de nosotros ahora? Estoy deseando ver la reacción de Joe, ¡qué mala soy!

Me he cruzado unos correos con Pierre, el que me vende el coche, para arreglar el papeleo que necesitamos. También he llamado al banco para ver lo que necesitan. Alucino con el afán de nuestra empresa por controlar todo. Ahora resulta que también tengo que rellenar un formulario para que ellos estén al tanto del préstamo que tengo que pedir en el banco. Intentaré evitarlo a toda costa.

A las 17:15 me he largado de la oficina para poder llegar a la recepción con el Rey. Los muy listos han elegido un hotel en el Worl Trade Centre, donde yo vivía antes. A las 18:45, hora a la que teníamos que estar, es el peor sitio de la ciudad para llegar, por culpa del tráfico. Son unos 25 km de distancia y he tardado una hora y media. Al llegar al hotel, directa al baño a cambiarme, el botones alucinaba al verme salir totalmente camiada; de vaqueros y camiseta a traje y tacón, jajaja.

La recepción ha estado muy bien, muy informal. Se ha ido acercando uno por uno a saludarnos. Yo he flipado con la cantidad de españoles que somos en Emiratos. Creo que al 80% de la gente no la había visto en mi vida. He conocido a un compañero de Dani y Laura, Edu, y su futura mujer, Graciela. Muy simpáticos los dos.

Después, nos hemos ido a tomar algo a Shu, un sitio con una terraza muy agradable pero, claro, hemos tenido que cenar dentro porque hacía calor fuera. Yo me he pasado media cena hablando con Belén así que, el resto de la noche, Dani no ha parado de meterse conmigo, se lo he puesto en bandeja.

Esto es lo que ha dado de sí el día.

sábado, 24 de mayo de 2008

¡Tengo las cortinas!

Hoy me tocaba madrugar un poco porque a las 10:00 venían a instalarme las lámparas y las cortinas, ¡por fin! Como ya conozco cómo funciona Dubai, no terminaba de fiarme. Efectivamente, el chico ha venido a las 10 para decirme que estaba muy ocupado hoy y vendría mañana, lo que me faltaba. Al fina, ha recapacitado y me decía que a las 16:00, así que, como no iba a estar en casa, le tendría que dejar la puerta abierta.

Total que, visto el panorama, me he bajado a la piscina un rato a tomar el sol. Ha venido Emilie, que estaba en la playa. Teníamos que meternos en el agua cada 10 minutos, del calor que hacía.

Después de una hora, me he subido a casa a cambiarme, que nos vamos al Zoco de Sharjah a mirar las babuchas que necesita Laura.

Al salir del ascensor, sorpresa, están los de mantenimiento en mi puerta para instalarme las lámparas y las cortinas. Como siempre, te dicen una cosa y luego hacen lo que les da la gana. Total que, al final, está todo terminado, que es lo que importa. La verdad es que ha quedado muy bien, parece incluso más amplio el estudio.

Ha venido Emilie a recogerme otra vez y nos hemos ido a casa de Dani y Laura a comer, un pescado riquísimo que ha preparado Dani, el chef de la casa. Depués de la comilona, ha venido Osama y rumbo a Sharjah. Al final, no hemos encontrado lo que buscaba Laura pero, al menos, nos hemos dado una vuelta. La verdad es que sí que tienen bastantes cosas, está casi mejor que el de Deira. Al menos, tiene aire acondicionado, cosa que se agradece.

Terminado el Zoco, hemos decidido ir al cine, a ver la última de Indiana Jones. Esta vez, a Steven Spilgberg se le ha ido bastante la cabeza. Yo me he quedado dormida 10 minutos, estaba harta de tanta pelea. Las tres anteriores son infinitamente mejores que esta última. No nos ha gustado a ninguno.

A la salida del cine, he llamado a mi amiga Patricia, que están en plena boda de Loreto, ¡qué pena no estar ahí! Me ha pasado un segundo a la novia, que estaban empezando a cenar. Espero ansiosa las fotos y la crónica el lunes, chicas.

Jeremy, Margarita y Omar la estaban viendo en otro cine y, en principio, íbamos a quedar luego a tomar algo. Yo me he retirado, que estaba cansada y la película ha terminado de matarme de sueño.

Por fin, he subido el mueble que compré en Ikea la semana pasada. Llevaba 8 días en la parte delantera del coche así que, cada vez que venía alguien conmigo, lo tenía que sentar en la parte de atrás, iba de chófer total, jajaja. Ahora toca montarlo, la parte que más me gusta. Pero será otro día, esta noche mi cama me llama a gritos.

viernes, 23 de mayo de 2008

Vuelta a Barasti

Hoy ha sido un día de lo más tranquilo, disfrutando del fin de semana, como a mí me gusta.

Me he levantado tarde, he limpiado en casa, puesto una lavadora y al Mall a hacer unos recados: dejar unos zapatos para arreglar las tapas, compra en Carrefour, buscar un cargador de móvi para el coche, etc. Allí he quedado con Susana que también tenía que mirar una cosa.

Después, hemos pasado rápido por mi casa a dejar la compra y nos ha recogido Emilie para ir a Barasti a tomar algo, que hacía bastante que no iba. Habíamos quedado con Dani y Laura allí. También nos hemos encontrado con Luis, recién aterrizado de unas vacaciones envidiables.

Nos hemos acoplado en unas tumbonas en la playa, se estaba de lujo. Hay que aprovechar que aún se pueden hacer este tipo de planes. Aunque al principio hacía un poco de calor, luego ha bajado la humedad y ha mejorado bastante la cosa.

Estando allí, he hablado con mis padres, que ya han vuelto del viaje por Galicia. Como estaba mi sobrino Iñiguito en casa, he aprovechado para hablar con él. Ya me ha encargado su regalo de cumpleaños: un camello o un caballo; eso sí, me ha dejado bien claro que de mentira, jajaja.

También he llamado a Pierre, el del coche, para confirmarle que me lo quedo. Esta semana aprenderé todo el proceso y papeleo. Al final, he optado por el Golf; analizando las diferentes opciones, es la mejor y más rentable.

Cuando ya nos estábamos quedando dormidos en las tumbonas, nos hemos retirado cada uno a su casa.

jueves, 22 de mayo de 2008

Y ... empieza el fin de semana

De nuevo jueves; las semanas pasan volando. Todos los jueves digo lo mismo: hoy me acuesto tempranito para aprovechar el día mañana. Prefiero no decir nada porque esta noche hay fiesta en casa de Susana, para celebrar su cumpleaños y el de Andrés, otro becario.

En la oficina, más carreras, para poder terminar pronto. Nadie estaba por la labor de encargar Manakhesh así que nos hemos quedado sin desayuno.

Casi me vuelvo loca con una factura de Credit Suisse. Los del departamento de contabilidad parecen descendientes del mismísimo Hitler. Yo me consideraba cuadriculada pero, después de esta tarde, soy un desastre comparado con ellos. Muy ordenados, pero eso sí, tendiendo a la desesperación.

He estado chateando un ratillo con mi hermano y otro con Marcos. Hoy, no sé muy bien porqué, pero estoy un poco nostálgica; toca echar de menos, ¿qué le vamos a hacer?

De la oficina, directa a casa a ducharme y cambiarme para ir de fiesta. He quedado con Emilie, que ha estado liadísima toda la semana la pobre, y hemos ido a tomar algo con Osama al Central Perk, copia de la cafetería de Friends. Por suerte, hoy no hacía demasiado calor, en la terracita se estaba muy bien.

Desde allí, he hablado con mi prima Marta por fin y con Inés, para que me contara su viaje a París, estaba encantada.

Luego, a casa de Susana a la fiesta. Hoy no había nadie en la piscina aunque, según creo, alguno ha terminado cayendo con ropa y todo. Me ha hecho ilusión encontrarme con gente a la que no veía desde que me fuí: Tomás, de Al Ain; Iñigo, Raúl. A Saleh casi no le he visto porque se iba cuando nosotros llegábamos.

Sobre la 1 nos hemos ido para intentar pasarnos por una fiesta de lanzamiento de una nueva marca de tabaco. Al final, a Osama no le dejaban entrar por llevar bermudas y, en vista de lo cual, nos hemos ido un rato a la playa. Cuando ya hemos tenido fresco, a casita a dormir.

miércoles, 21 de mayo de 2008

Metro de Dubai

Se va acercando el fin de semana y, claro, cuesta más levantarse, qué sueño.

En la oficina he estado todo el día sola, es lo que me espera hasta el 1 de junio. El resto de compañeros de MPG se pasaban a darme un poco de charla, que me veían solita, jajaja. Hoy se nota el ambiente más relajado porque parece que la situación en el Líbano se está estabilizando. El domingo nombrarán al nuevo presidente del país.

Me han pasado estas fotos de una de las estaciones del Metro de Dubai. Al estilo del resto del Emirato; parece más bien la terminal de un aeropuerto. En los carteles de señalización se puede ver cómo tienen hasta sala de rezo.






En mi humilde opinión, no sé si va a desahogar mucho el tráfico. Creo que va a venir muy bien para los turistas pero los residentes no lo vamos a usar. Esta ciudad, como he dicho otras veces, no está hecha para andar; no hay aceras y hace demasiado calor como para ir andando a cualquier sitio. Hay que ir en coche hasta la estación de Metro que esté más cerca de tu casa. Y después, ¿cómo vas desde la estación en la que te bajas hasta la oficina? Porque queda bastante lejos, al menos de la mía.
Después de trabajar, he ido a recoger a Miguel Ángel Jimeno a su hotel para llevarle al aeropuerto. A ver si consiguen cerrar un último viaje y conocen algo de la zona porque, hasta ahora, se han limitado a vivir entre el hotel y el periódico.
Luego he quedado con Osama para ver las fotos de España. Tiene unas de La Alhambra increíbles y de Despeñaperros. Son tantas, que me he quedado en la mitad, no podía más de sueño, ya seguiremos el fin de semana.

martes, 20 de mayo de 2008

Chez Mama

Esta mañana me he quedado dormida. En la alarma, en lugar de apretar el botón de "repetir" le he dado al de "parar". Me despertado una hora más tarde pensando: "qué bien, cómo cunden los 10 minutos de más" jajaja. Suerte que tenemos dos turnos en la oficina, así que podemos entrar o a las 8.30 o a las 9.30. Yo suelo hacer el primer turno pero hoy me he acoplado al segundo.

En cuanto ha llegado Joe, hemos empezado la jornada escuchando Livin' on a prayer, de Bon Jovi. Hoy da un concierto en Abu Dhabi y está emocionado con sus entradas.

Me empiezo a cansar de que Du no sea capaz de decirme cuándo va a estar listo el edificio para poder tener Internet en casa. Les he enviado un mail con una queja formal, a ver si se dignan, al menos, a contestarlo. Didier, un compañero de la oficina, tiene el mismo problema que yo. Él, además, está esperando que le instalen los canales de televisión, que aquí es casi todo de pago. Yo ese problema no lo tengo pues he decidido prescindir de "la caja tonta".

Para comer, hemos pedido comida a Chez Mama. Osama me pasó el teléfono la semana pasada. Es una señora libanesa que cocina en su casa y reparte a domicilio a todo el que le encargue antes de las 11 de la mañana. Todos los días te envía por correo electrónico los 4 platos del día. Es cocina casera, muy rica y muy barata. Todo un descubrimiento ahora que llega el calor y es imposible comer fuera.

Por la tarde hemos tenido sesión de tormenta de ideas con Georges y nuestra querida Blondie para ver cómo organizamos el cliente inmobiliario con el que nos reunimos el otro día.

Después me ha dejado el status con las cosas pendientes pues no vuelve hasta el 1 de junio, 10 días de vacaciones en Italia. Parece que no va a haber demasiados marrones, espero que no surjan sobre la marcha.

He estado charlando un rato con Marcos, que me ha enviado fotos del viaje a Eurodisney con Inesita. Vaya cara de felicidad que tiene.

Antes de irme de la oficina, he estado charlando un rato con Dany sobre la posibilidad de contratar a alguien junior en los próximos meses y las perspectivas de cara al segundo semestre del año.

Luego me he ido al cine a ver Ironman, fantasmada donde las haya pero entretenida. Además, ya tenía ganas de hacer un plan distinto. En todos estos meses, es la segunda vez que voy al cine.

lunes, 19 de mayo de 2008

Reunión absurda

Esta mañana ha venido George, un chico nuevo de Euro, a charlar conmigo un rato. Es francés pero habla un poco de español y le ha dado por practicarlo. La verdad es que es muy simpático, acaba de aterrizar como aquel que dice y debe estar un poco perdido, pobre.

Hemos tenido comida con Maktoob, un soporte local, en el italiano de abajo; muy agradable. Ziad, uno de ellos, me ha estado contando su plan de recorrer Europa este verano. Menudos 45 días de vacaciones se va a pegar.

Y hablando de vacaciones, ya tengo las mías por fin. Me he sentado con Joe para ponernos de acuerdo y cuadran perfectamente. Así que ya tengo hasta el billete, para no perder tiempo. A ver si esta vez no me cuesta llegar 30 horas. Del 11 al 26 de julio estaré en mi Jerez natal como una campeona.

Por la tarde hemos tenido la reunión más absurda de los 6 meses que llevo aquí. Se trata de un australiano que está montando un portal orientado a inversores inmobiliarios. Lo primero es que no tiene ni idea del sector en el que se está intentando meter, creo que tiene una idea bastante equivocada. Y, segundo, los objetivos que nos plantea son totalmente inalcanzables. Para seguir, ni siquiera tiene definido un público objetivo, se lo tenemos que definir nosotros. Total que hemos estado dos horas y media en el Mina A Salam para no llegar a ningún puerto. Para colmo, con nuestra adorada rubia, alias Blondie, diciendo una tontería tras otra y teniendo que corregirle delante del cliente.

Joe y yo hemos vuelto a la oficina para terminar un documento de Puig que había que enviar a MPG Internacional. Yo me he ido a las 21:15 pero Joe se ha quedado terminando cosas; mañana se va de vacaciones y quiere dejar cerrado lo máximo posible.

Por la noche tocaba cena de chicas, con Laura, Susana y Bego. Por iniciativa de ésta última, hemos ido al Fashion Lounge, un sitio nuevo que han abierto en JBR, el vecindario de Bego. El sitio es muy chulo, muy bien puesto todo y la comida muy rica. Archivado queda en la lista. Ahí hemos estado poniéndonos al día y, a las 23:15, como niñs buenas, nos hemos retirado a casa.

domingo, 18 de mayo de 2008

BRAVO Nadal

Empieza una nueva semana y, como de costumbre, con sueño. Los domingos por la mañana son mortales. Al fin y al cabo, es el equivalente al lunes en el resto del mundo.

En la oficina como siempre, sin ningún marrón especial a la vista, afortunadamente. Trabajando en el cierre de Air France, la campaña de Credit Suisse y una presentación que tenemos mañana con un cliente inmobiliario.

Hemos tenido reunión con Dubizzle, un portal de Internet con información de clasificados. Han venido JC y Kirstie, muy simpáticos los dos. Van a lanzar la nueva versión del site y nos han dicho que harán una fiesta en junio; bajo techo por supuesto, claro.

A mediodía, he ido a recoger mi coche, que estaba en BMW aún, me dio pereza recogerlo anoche. Ahí seguía intacto y con el mueble en el asiento del copiloto. Lo de la seguridad en este país es increíble, un gustazo. Y, por supuesto, el coche estaba abierto y con el iPod a la vista. Igualito que en España, que me habría durado 15 minutos.

De vuelta, en la autopista he visto lo que menos me podía esperar: ¡una oficina de Marina D'Or! Mis ojos no daban crédito, presente en Dubai. Lo que me he acordado de Sonia y su despedida de soltera, jajaja.

Mientras terminaba unas cosas antes de salir de la oficina, iba siguiendo por Internet la final de Hamburgo. Creo que ha sido un partidazo de Nadal contra Federer, ¡qué coraje no haber podido verlo! Cuando leo que ha remontado el primer set de 5-1 a 7-5, increíble. BRAVO por Nadal.

He estado hablando con mis padres por el tema del coche. También recibiendo consejos de Joe y Osama, que saben bastante del tema. Al final, como es sólo para un año y medio, no compensa ir a por uno nuevo, mejor uno de segunda mano. Así que he estado mirando en diferentes sites y, por la tarde, he ido a ver un Golf. El dueño es Pierre, un francés que se lo compró hace un año y 4 meses, está nuevo y con sólo 24.000 kms. Me ha acompañado Osama, que siempre tiene más vista que yo.

Rana, de la ofcina, también vende su coche: un Peugeot descapotable gris metalizado. Lo veré mañana también, por tener varias opciones. A ver por cuál me decido al final.

Por la noche, hemos ido a cenar a Le Classique, que nos habían hablado muy bien. Está en el Emirates Golf Club. El sitio es precioso y se come genial. En general, el índice calidad-precio es mucho mejor que en España. Se puede comer muy barato, en sitios más normalitos, y muy caro, en sitios donde la comida y el servicio son increíbles.

Cuando he llegado a casa he visto el mensaje de mi tia Pilar contándome la victoria de Nadal. Muchas gracias. De nuevo, una pena no haber podido verlo. En cuanto empiece Roland Garros, me acoplo a alguna casa con tele; lo saben los chinos.

Y esto es lo que ha dado de sí el domingo.

sábado, 17 de mayo de 2008

Despidiendo a Chema :(

Esta mañana me han despertado los del piso de al lado, que estaban de mudanza. En concreto, sacando los muebles del ascensor y metiéndolos en el apartamento. Eran las 10 de la mañana.

He estado arreglando unas cosas en casa y luego rumbo al hotel Gran Hyatt, a comer con Laura, Dani y Chema. En principio
íbamos al italiano pero cierra a las 3 y, claro, no es plan de comer a toda velocidad. Así que hemos terminado en el Wok, muy rico. Luego un café y heladito en el mismo hotel.

Después de despedirnos de Chema, qué penita, hemos ido a mirar coches, toda una aventura en este país. Primera parada, Audi. Mala suerte porque no tienen nada de A3. Al parecer, van a sacar un nuevo modelo a finales de diciembre y, hasta entonces, no hay nada disponible. De hecho, no saben ni características del coche, motor, colores, precios, etc.

Segunda parada, Volkswagen. Ha habido m
ás suerte, aunque he flipado con el sistema Dubaití. Aquí no funciona como en España, que eliges el coche que quieres y con los extras que quieres y en unos meses lo tienes. No, aquí compran ellos a Volkswagen los coches de 4 meses en 4 meses y los venden en el concesionario, de forma que no tienes elección. Por ejemplo, los colores son sólo 4: rojo, gris metalizado, negro y blanco. Casi todos vienen ya con el techo solar. El caso es que tampoco tienen coches hasta noviembre. Me han ofrecido uno blanco sin techo solar por 72.000 dirhams, que son aproximadamente unos 12.000 euros, increíble, ¿verdad? También he visto un par de usados pero no merece la pena, la diferencia de precio es mínima. Lo fuerte es que tengo que contestar mañana, ¡qué estrés! Todo es así en Dubai, contestar sobre la marcha o te quedas sin ello.

Tercera y última parada, BMW. Dani y Laura querían ver el nuevo Serie 3 y, de paso, los Minis. Tranquila, Belén, que está fuera de mis opciones desde hace tiempo.

Luego hemos ido a Deira City Centre, que habíamos quedado con Osama, para contarnos de su viaje a España. Como era de esperar, se lo han pasado estupendamente, vienen los dos encantados con nuestro país.

Nos hemos ido a cenar a Elia, el restaurante griego, y luego a ver a Jeremy y Margarita. Ahí ya estaban cayéndose del sueño; sobre todo a Osama se le cerraban los ojos varias veces. Así que nos hemos ido todos a descansar e ir preparando fuerzas para afrontar la nueva semana, ¡qué pereza!

viernes, 16 de mayo de 2008

Hoy le toca a Fede

He amanecido temprano, a las 10:30 así aprovechaba para hacer cosas. Primero, ordenando fotos en el ordenador, que tengo las carpetas hechas un desastre. Luego, limpieza semanal de rigor y a la piscina un par de horas, a tomar el sol y hacer unos largos.

Por la tarde, más recados. A Ikea a por el mueble que me faltaba. Había quedado allí con Emilie y, gracioso, me la he encontrado por la autopista. Para que luego digan que Dubai es grande, jajaja.

En Ikea he vuelto a experimentar lo bien que est
á montada la ciudad en cuestión de servicios. En el almacén, uno de los trabajadores me ha puesto la caja en el carro, para que yo no cargara. Mientras, yo pensaba la manera de poder montarlo en el coche pues pesa una barbaridad. Pero, buena noticia, en el aparcamiento también hay chicos que te lo suben en el coche, una maravilla. Eso sí, en el coche sigue porque no soy capaz de cargarlo yo sola hasta mi casa. Total, como aquí no roban, no pasa nada.

De ahí, he acompañado a Emilie a Sephora a comprar unas cuantas cosas y, claro, yo también he terminado cayendo. Lo bueno es que, por ser empleadas de Chalhoub, tenemos 30% de descuento en productos de Sephora, genial.

Una vez terminados los recados, hemos ido a casa de Dani y Laura para acompañarles a Deira a comprar unas babuchas que les han encargado para una boda. Al final no las han comprado porque el indio no se bajaba del burro en la negociación. Seguro que en Sharjah las encuentran más baratas.

He hablado con Fede, que es su cumpleaños hoy. Se acabó la racha por el momento.


Por la noche, he ido a recoger a Miguel Ángel Jimeno al aeropuerto, que viene a terminar el proyecto por fin. Muy majo, me ha traído un ejemplar del Nuestro Tiempo de mayo, donde sale el reportaje que me hizo Chus. Otro descubrimiento en la zona de espera del aeropuerto. Hay una zona exclusiva para mujeres, increíble y comodísimo. Lo llevaba en plan marqués, en la parte de atrás pues delante está el mueble, jeje.

Después de dejarle en su hotel, he ido a Barzaar, en Madinat Jumeirah, a tomar algo con Dani, Laura, Chema, que se va mañana, y otros compañeros de Thyssen. Sorprendentemente, se estaba bien al aire libre. A partir de las 12:30 de la noche, suele caer un poco la humedad. Ya veremos cuánto dura.

jueves, 15 de mayo de 2008

Cumpleaños de Susana

Esta mañana casi me quedo dormida, no podía levantarme, se nota que es jueves.

Menuda racha de cumpleaños llevo estos últimos días. Hoy le toca a Susana, ¡bienvenida a los 30! Y a Juan, mi jefe en la Universidad Navarra. Curiosa coincidencia porque también es el día que finaliza el plazo de Admisión, ¡qué recuerdos! Seguro que Belén comenta algo acerca de mi enfermedad, jajaja.

En la oficina ha sido un día más relajadito. Hemos comido Manakhesh, se está recuperando la tradición. Ha pasado Pierre con los de la oficina de Omán para enseñar el resultado de las obras. Esta semana, en general, no ha parado de pasar gente para ver las nuevas oficinas, un poco pesado.

He estado chateando con mi hermano y mi prima un rato, que estaban disfrutando del día de San Isidro.

Al final del día me he vuelto a picar con Joe. Como es normal en él, se cree que controla y se ha dedicado a traficar un plan de medios sin tener ni idea de lo que estaba haciendo. Encima hay que sumarle lo orgulloso que es, así que he terminado yéndome de la oficina y que se solucione él mismo la papeleta.

Me he tenido que ir corriendo que ya llegaba tarde a la consulta para la depilación láser, fundamental en esta ciudad. Que estamos todos los fines de semana en la playa y las mujeres sufrimos mucho antes de ponernos el bañador. Aprovecho que es un poco más barato que en España y ahora viene una época de encierro absoluto, jeje.

Después de la primera sesión, directa a casa de Susana, que daba una barbacoa por su cumpleaños. La pobre ha tenido un problema logístico con el carbón y hemos terminado haciendo las hamburguesas y salchichas en la cocina. La gente se la ha comido con las mismas ganas, no te preocupes. Además, la tortilla y el gazpacho estaban buenísimos, eso sí que sienta bien con estos calores. Los más listos de la casa han encontrado la forma de combatir el calor, hacer vida dentro de la piscina. Para las próximas fiestas ya sabemos lo que hay que hacer.





Desde ahí he hablado con mis padres, que se van mañana de viaje, con Osama y Omar, que están terminando su viaje por España, y con Gokulín, a ver si tenía plan esta noche en Madrid y los “sacaba de paseo” pero la he pillado en pijama.

Y todo el fin de semana por delante, a ver cómo se presenta.

miércoles, 14 de mayo de 2008

Cumpleaños de Aitor

Esta mañana me he encontrado de nuevo la puerta cerrada. Suerte que Guy ha tardado 1 minuto en llegar que sino me toca esperar de nuevo.

Seguimos sin acceso a Internet, esto es desesperante. Por mucho que llamemos al servicio de asistencia, que está en Jebel Ali, no dicen cuándo podrá estar solucionado, una faena. A eso de las 12 de la mañana han habilitado un servidor a modo de emergencia y, claro, va lentísimo y, además, no tenemos acceso libre, como hace unos meses. Por ejemplo, no puedo acceder a DFA, nuestro adserver, así que nada de saber cómo están funcionando las campañas.

He tenido que volver a bajar para descargar los anuncios de MC para el suplemento de agencias, nuestra red va demasiado lenta. Teniendo en cuenta el ritmo al que iba descargando las imágenes, habría tardado dos días y medio, jajaja. Abajo sólo he tardado 40 minutos, que tampoco está mal. Me he encontrado con Karim, un chico que conocí en el 44 en el grupo de práctica de español. Por lo visto trabaja en el mismo edificio, en la tercera planta. Dubai es enano.

A mediodía veíamos humo bastante negro cerca de la oficina. Resulta que un edificio de Internet City estaba ardiendo. Por suerte, es uno de los múltiples edificios en construcción y no le ha pasado nada a nadie; según las noticias, claro.

Por la tarde hemos tenido reunión con Alexia, de L'Oreal para presentarle los resultados de la campaña de Diesel y preparar la siguiente oleada. Muy simpática, nos decía que no estaba acostumbrada a este lenguaje extraño.

Ha sido el cumpleaños de Rayan y, como manda la tradición aquí, le hemos traído una tarta. Por una vez, no llevaba nata ni nada similar y la he podido comer, estaba buenísima, mmmmm.

Aprovechando que he salido prontito de la ofi, he ido un ratín al gimnasio de mi casa, a echar un vistazo, hoy no he hecho nada. Luego, he puesto una lavadora y planchado un rato; de maruja total. Y a las 21:00 rumbo a Sho-cho's que había quedado con Dani y Laura para tomar algo y despedirnos de Javi, que se va mañana a nuestra querida España de vacaciones; dos meses como un campeón. Bien merecido lo tiene, que el resto del año trabaja mucho con los caballos.

Mientras llegaba al sitio, he hablado con Aitor, que entra en la treintena hoy, ¡muchas felicidades de nuevo! A ver si animas a venir de visita a los Emiratos.

Javi y Sue, una compañera suya de los establos, ya estaban dentro sentados. Me ha estado contando su plan de vacaciones, menuda envidia, me llegaban los dientes al suelo. Luego han llegado Dani y Laura de la última clase de preparto, ya les queda menos.


Como de costumbre, Javi ha terminado haciendo sus trucos de magia y tenía a todos los camareros pendientes de él. Aquí dejo unas fotos que lo confirman.


Y a las 12 rumbo a casa, mañana será otro día.

martes, 13 de mayo de 2008

Cumpleaños de Anita

Esta mañana, al llegar a la oficina, no podía entrar; estaba la puerta cerrada con llave y sólo la tienen Georges y Guy. Así que nos ha tocado esperar 10 minutos a Youmna y a mí.

La verdad es que no ha sido un buen día, Joe me ha vuelto a poner nerviosa queriendo cambiar toda la presentación de YSL, en la que llevo trabajando desde el domingo. Ya le he dicho que, si la quiere hacer a su manera, que la rehaga pero conmigo no cuenta.

Hemos estado todo el día sin acceso a Internet, de lo más práctico. Además, como suele ocurrir en estos casos, cuando más lo necesitas. Ester me tenía que enviar unos anuncios de MC para una revista y era muy urgente. Me he tenido que bajar a Circle, un restaurante, a gorronear wifi. Eso sí, con el ordenador de Joe porque mi wirelss tampoco funciona. Anda que, trabajar en publicidad de Internet y no tener acceso, increíble.

Cuando ya estábamos imprimiendo la presentación de mañana, nos avisan que se ha anulado. De nuevo, trabajar para nada, esto es desesperante. Lo único positivo es que está terminada.

A las 21:00 he ido al Roof Top que había quedado allí con Bego, Yolanda y Susana, para ponernos al día y recibir de nuevo a Yolanda. Han venido también Sofía, Julio, que estaba de paso en Dubai, y Roland, un amigo de éste. Yo me he retirado pronto porque estaba cansada y, además hacía mucho calor. Está claro que ya no podemos hacer planes de exterior, se acabó lo bueno. Hasta principios de octubre, haremos como los osos, encerrarnos a “veranear” :-)

He estado charlando un rato con mi hermano por fin, que hacía mucho que no hablaba con él. A ver si instalan Internet algún día de este año. Con la que no he conseguido hablar es con mi amiga Ana, para felicitarla; debe estar a mil cosas.

lunes, 12 de mayo de 2008

Alcanzando los 40 grados

Sí señores, ya estamos a esas temperaturas. Conretamente, hoy ha hecho 42 grados. Por suerte, no me he enterado de nada porque he decidido no hacer ningún recado más a mediodía. Mientras el sol esté fuera, mejor estar bajo techo.

En la oficina, hemos tenido reunión interna con Deanna para contarle la presentación que estamos preparando para YSL. He llegado a desesperarme cuanto intentaba explicarle el concepto de adserver. Entiendo que hablemos un idioma un poco diferente pero le estaba hablando como a un niño de 5 años. Claro que, si no sabe utilizar un USB, partimos de un nivel realmente bajo. Paciencia.

Me he estado escribiendo unos correos con Miguel Ángel Jimeno, que viene este viernes a Dubai de nuevo. Muy majo, me va a traer un ejemplar de Nuestro Tiempo en el que sale la entrevista que me hizo Chus. Hoy me la ha adelantado por correo, han quedado genial las fotos, ¡enhorabuena!

A mediodía he comido piña; hay que cuidarse después de los excesos del fin de semana y, además, esta noche vamos al japonés, mmmmm.

Por la tarde, han venido los de AlBawaba a hacernos una visita rápida para comentar cómo vamos, perspectivas de futuro, etc. Aquí es bastante normal que los soportes entren en la oficina como pedro por su casa. A ver si ahora, que tenemos recepción en condiciones, se cortan un pelo.

Marta y María han subido fotos del meeting de Sevilla a Facebook, qué penita me ha dado verlas; primero al que falto en 4 años, ¿qué le vamos a hacer? No se puede estar en todos sitios.

También hemos tenido otra visita sorpresa: Patrick Chalhoub, presidente de la empresa con la que tenemos la joint venture. Ha venido a conocer las nuevas oficinas. Por cierto, que tenemos chica nueva en el departamento de planificación: Tania.

Y por la noche he ido por fin al famoso japonés del Sheraton, que tiene fama de ser el mejor de la ciudad. Los lunes hay buffet y había oído maravillas. Como Chema se va este fin de semana, qué penita, le estamos haciendo la ruta de despedida. Esto es lo malo de Dubai, que es una ciudad de paso y, normalmente, no todos llevamos el mismo ritmo. Ahora ha venido Carlos, que va a estar por aquí otros dos meses. Por fin le he conocido, que me había escrito unos cuantos correos con él; tenemos unos amigos en común en Madrid.

La comida, simplemente espectacular, riquísimo todo; totalmente merecido el primer puesto. El atún estaba buenísimo, totalmente rosa y fresco; lo mejor de todo, sin duda. Lástima que Laura no pueda comerlo. En cuanto nazca Ignacio, vamos otra vez.

Y de ahí a casita. He intentado hablar con mi hermano pero ya estaba de pendoneo por ahí, jejeje.

domingo, 11 de mayo de 2008

Guerra en el Líbano

Esta mañana estaba el parking completo desde muy temprano, no sé qué ha pasado, a la gente le ha dado por madrugar. He tenido que aparcar un poquito más lejos pero sin problemas. Ahora que el calor aprieta es fundamental encontrar sitio cerca de la puerta :-)

En la oficina se nota el ambiente de preocupación por la situación en el Líbano, están todos pendientes de las noticias, lógicamente. De los 20 que somos, 16 son libaneses. Lo peor de todo es que no pinta nada bien la cosa, vuelven a la guerra civil que intentaron terminar en 1990.

A mediodía he tenido que ir a la compañía de alquiler para renovar un mes más y pagar la estupenda multa que me pusieron el otro día :( Este sábado sin falta pretendo ir a los concesionarios a mirar coches. Makram no hace más que insistir en que me compre un Peugeot, que es cliente.

Joe ha vuelto hoy a la oficina, renovado después de la semana en Frankfurt. Hemos estado discutiendo con Georges sobre la forma de trabajar y los tiempos con los que nos piden las cosas últimamente. Para colmo, esta tarde, en la reunión de L'Oreal, no hemos presentado nada al final. Tanta presión para dejar terminada la presentación antes de irme y, total, para NADA. Esta no es forma de tratar el trabajo de los demás.

He salido de la oficina a las 20:15 y directa a Ibn Battuta para hacer algo de compra, que no tengo nada ni para cenar ni para desayunar. Después, ya en casa, he charlado un rato con mis padres, tía Rosario, tía Blanca, que está con hepatitis la pobre, y mi abuela. Luego a poner una lavadora, planchar un rato y a la camita a descansar para mañana.

sábado, 10 de mayo de 2008

Team building en la playa

Primero, experimentando la puntualidad árabe, bastante parecida a la española. En teoría, habíamos quedado a las 10 en el hall del hotel para ir a la playa a las actividades de equipo. Yo iba agobiada porque llegaba 5 minutos tarde cuando allí no había nadie. La mitad de la gente estaba durmiendo y la otra mitad desayunando con calma. En vista de lo cual, me he ido a explorar la playa. Increíble el color del agua, azul oscuro pero totalmente clara. Tanto que se pueden ver los peces desde un embarcadero que hay en medio del mar, no hace falta ni bucear. Yo he estado a punto de bañrme pero hacía mucho viento y fresco, además.


Sobre las 11:00 hemos empezado las actividades. La verdad es que ha sido divertido, al menos hemos pasado el rato haciendo algo distinto. En mi equipo, yo era la única occidental, de 6: Ali, de Bahrain, Rimonda, de Kuwait, y 3 egipcios. Todos simpatiquísimos, ya los podía haber conocido el primer día porque hemos hecho buena panda. Eso sí, no hemos ganado nada pero lo importante era participar, jeje.



Luego hemos comido en la playa, de barbacoa y a despedirse, que toca volver a casa, qué pena, con lo bien que nos vendrían un par de días más allí.

Al llegar al aeropuerto, teníamos que esperar fuera porque no llevábamos los billetes, un caos. Menos mal que no han tardado mucho.

Una vez dentro, hemos intentado comprar agua y algo de picar en la cafetería pero, increíble, sólo aceptaban euros. Tampoco podíamos pagar con tarjeta de crédito. Estos egipcios tienen pinta de ser un poco mafiosillos. En la sala de espera, he estado charlando con gente de Starcom, muy simpáticos todos. El responsable del departamento de online es griego, Elias, encantador.

El vuelo, esta vez, ha sido más movidito de lo normal, bastantes turbulencias. Para colmo, tenía detrás al mismo tipo graciosillo del vuelo de ida. Ha estado, si cabe, aún más insoportable. Mahmoud, nuestro contacto en MSN, estaba desesperado, pobre. Yo me he colocado mi iPod, la toalla de MSN como manta, estaba helada, y a dormir un rato.

Hemos llegado a Dubai a las 00:15 y he salido volada del avión para poder llegar a casa lo más pronto posible. Gracias a Dios, en la terminal 2 también existe el e-gate, para saltarnos el control de pasaportes, que había una cola monumental.

Ya en el taxi, hemos parado en una gasolinera porque no tenía cambio, sólo un billete de 1.000 dirhams que equivalen a unos 200 euros, una pasta vamos. He comprado crédito para el teléfono que me había quedado seca. Así le he podido mandar un mensajín a Peterman, que es su cumpleaños. Ya me contarán qué tal el meeting por Sevilla.

Y por fin en casita, hogar dulce hogar. Como dejé el aire acondicionado apagado todo el fin de semana, estaba hecha un horno. Suerte que, como es pequeña, se enfría rápido. Entre pitos y flautas, no me he metido en la cama hasta la 1:15. Empezando bien la semanita.

viernes, 9 de mayo de 2008

Día largo

Toque de queda a las 8:30 de la mañana, llamando al teléfono de la habitación. He bajado a desayunar, un buffet enorme de los que le encantan a mi amiga Tere. La verdad es que no era para mí: la piña no sabe a nada, los zumos están muy aguados y no me gusta nada salado para desayunar, así que me he ido casi tal y como he entrado.

De ahí, al centro de congresos para atender las distintas conferencias del día. Por el camino, he conocido a Seema, una india muy simpática que trabaja en una agencia pequeñita en Dubai y trabajó en Euro RSCG en India hace 3 años.

Gracioso porque estaba Marcel, de MSN Internacional, con el que tuve un par de reuniones en Madrid. Como era de esperar, no se acordaba de mí, luego le refresqué la memoria.

Entre las conferencias, hemos tenido una hora y media de parón porque era la hora del rezo. Seema y yo nos hemos ido a la playa a dar un paseo, se estaba de lujo, como para volver a meterse en un salón, qué pereza.




Como suele pasar en estos casos, se han ido acumulando retrasos y hemos terminado más tarde de la cuenta.

La comida ha sido en el fish market, muy rica pero pesada. La pobre Seema no ha comido casi nada porque es vegetariana, menudo lio. Además, ni siquiera come ensalada, los vegetales tienen que estar cocidos, un jaleo. Con lo rico que estaba el pescado.

Después de comer, estábamos todos con ganas de dormir la siesta en vez de escuchar tres ponencias más, suerte que han sido ligeritas y entretenidas. Pongo una foto de los ponentes, en la sesión de dudas.


De ahí, a la habitación a descansar un rato antes de la fiesta en la playa. Como ya se había puesto el sol, ni siquiera me he podido dar un baño en la piscina. A diferencia de Dubai, el clima es mucho más fresco en Egipto.

A las 21:00 hemos salido en autobuses para la playa, todos vestidos de blanco o plata, una auténtica fiesta ibicenca. El sitio, espectacular, la pena es que hacía un poco de fresco, pero nada que no se pueda solucionar con un par de bailes, jeje.

Como anécodtas de la noche: un chico que trabaja en Ajman Municipality (gobierno de uno de los 7 emiratos) nos sorprendió a todos con sus bailes, con lo serio que parecía el jueves con su Kandora, jeje. Y esta es un poco menos agradable: estuve charlando con un chico muy simpático y, al preguntarme de dónde era, empezó a encajar las piezas. Yo sólo le contesté: "Soy española" a lo que me contesta: "Ah, no me digas más, eres de Media Contacts, de MPG" Yo flipada, claro. Resulta que el chico trabaja en Catch, la agencia con la de solía trabajar MPG antes de que se abriera Media Contacts en la región. Ahora están bastante mosqueados con nosotros porque le hemos "robado" los clientes. Aunque seguimos hablando tranquilamente, yo ya me sentí un poco incómoda. Espero que no sea esa la fama que tengamos en el sector.

Ahí dejo unas fotos del evento.







jueves, 8 de mayo de 2008

Rumbo a Egipto

A pesar de haber dormido poco, me he despertado de lo más despejada, deben ser las ganas de ir a Egipto. He terminado de cerrar la maleta y a la oficina.

Didier ha recuperado la tradición del Manakhesh, ya era hora. Eso sí, yo lo he pillado de milagro porque me tenía que ir al aeropuerto a las 12:30. No he parado de correr en toda la mañana para dejar terminado todo antes de dejar la oficina. No ha faltado la anécdota del día con la rubia de la oficina. Sin ánimo de ofender a nadie, empiezo a entender los chistes sobre las rubias. Esta vez hemos tenido que enseñarle cómo se pasan archivos del ordenador a un USB, increíble pero cierto. No podía parar de reírme, internamente claro.

Después de engullir mi zaatar, he ido a casa a dejar el coche, cojer la maleta y pillar un taxi al aeropuerto.

En el avión, he intentado dormir un poco pero imposible: estaba helada y tenía detrás al típico graciosillo insoportable que no paraba de hacer el tonto, queriendo ser el centro de atención todo el tiempo. Era un vuelo charter sólo para nosotros.

Al llegar al aeropuerto, una cola enorme para pasar el control de inmigración. Allí he conocido a Inás, una local que trabaja en Abu Dhabi Commercial Bank y Tarek, su marido; muy simpáticos los dos.

A la salida del aeropuerto, nos esperaban los autobuses para llevarnos al hotel, un resort enorme en medio del desierto y el mar rojo, muy bonito. Por lo visto, lleva abierto menos de un año y es uno de los mejores sitios del mundo para bucear.

Como en cualquier resort, nos han recibido en el hall con un zumo y toallitas húmedas. Afortunadamente, las habitaciones estaban listas así que ha ido rápida la cosa. Menos mal que nos acompañaba alguien a la habitación porque no la habría encontrado ni de cachondeo. Yo no hacía otra cosa que fijarme en el camino para poder volver después de la cena. Encima de la cama, tenía un polo y una toalla de MSN.

Al ser la única de Media Contacts y, además, ninguno de nuestros clientes ha venido, pues estaba un poco colgada al principio. Yo me iba presentando a la gente pero, en seguida, se ponían a hablar árabe entre ellos, genial. En la cena, me han "adoptado" los de MSN Egipto, muy simpáticos todos. Era un buffet y yo he optado por japonés, muy rico. Durante la cena, había espectáculos de danzas típicas egipcias. Mustafá, muy majo, me iba explicando el origen de cada una.

Increíble pero he encontrado la habitación sin problemas. De todas formas, de camino, hay mucho personal del hotel orientando, deben estar acostumbrados a que la gente se pierda, jeje